Si alguna vez te has preguntado cuál es el vehículo más largo del mundo, la respuesta es un Cadillac Fleetwood Eldorado Convertible, una limusina de 30,54 metros de longitud creada en 1986 por el coleccionista y preparador de vehículos norteamericano Jay Ohrberg, autor de algunos vehículos icónicos del cine como el DeLorean de Regreso al futuro o el Pontiac Firebird Trans-Am de El coche fantástico. La limusina, bautizada como ‘The American Dream’ (el sueño americano) ha sido reconocida en dos ocasiones por el Libro Guinness de los Récords como el automóvil más largo del planeta.

La primera fue en el año 1986 tras registrar una longitud de 30,50 metros y la segunda fue el 1 de marzo de este mismo año, tras ser restaurada por Michael Dezer y alcanzar los 30,54 metros de longitud, superando en cuatro milímetros su récord original.



La limusina construida por Ohrberg en 1986 sobre la base de un Cadillac Eldorado, tenía 12 ejes, 24 ruedas y dos motores V8 que permitían mover sus más de diez toneladas de peso. El habitáculo del Cadillac Fleetwood Eldorado Convertible era similar al de un autobús de lujo y contaba con un puesto de conducción en cada uno de sus extremos. Cabe destacar que la conducción de este vehículo era bastante compleja, puesto que además del conductor era necesaria la presencia de otra persona encargada de maniobrar los ejes traseros para que el vehículo pudiese girar al tomar una curva.

Entérate más:  Los delfines usan la orina para reconocer a sus amigos, según estudio



Pero lo más sorprendente o destacado del vehículo más largo del mundo era lo que incluía en su interior: decenas de asientos (capacidad para 75 personas), una cama de agua de gran tamaño, un pequeño espacio para jugar a golf, nevera, televisor, teléfono, una piscina con jacuzzi en la parte trasera y hasta un helipuerto capaz de soportar hasta 2.200 kilogramos.

El vehículo más largo del mundo antes de ser restaurado

No obstante, el poco éxito que tuvo ‘The American Dream’ hizo que acabase abandonado en un almacén de Nueva Jersey en muy malas condiciones, con piezas rotas y totalmente oxidado. Los años pasaron y en 2014 fue adquirido en una subasta por el centro de exposiciones Autoseum (Nueva York), que decidió restaurarlo. Sin embargo, como los gastos para reparar el vehículo eran muy elevados, Autoseum no pudo hacer frente a la restauración y finalmente fue el coleccionista de automóviles Michael Dezer quien compró el sueño americano y lo restauró a mediados de 2019, con la ayuda de Michael Manning (propietario de Autoseum).

Entérate más:  Los delfines usan la orina para reconocer a sus amigos, según estudio

El proceso de restauración duró tres años y costó más de 250.000 dólares. Dezer y Manning se vieron obligados a sustituir algunas piezas del vehículo porque estaban totalmente destruidas, como los dos motores V8, la transmisión, el techo y todos los elementos del interior, de modo que la limusina fuese habitable de nuevo.

El Cadillac Fleetwood Eldorado Convertible que aparece en la página web oficial de los Guinness World Records corresponde a la limusina restaurada por Michael Dezer a partir de las partes del vehículo original de Jay Ohrberg. Actualmente, el coche más largo del mundo está expuesto en la impresionante colección de coches únicos y clásicos del Dezerland Park Car Museum (Orlando, Estados Unidos).