Los Angeles Lakers se quedaron la noche del martes sin opciones de clasificar a los playoffs de la NBA y certificaron el fracaso de un equipo que partía como favorito al título de la mano de LeBron James y Anthony Davis.

‘King’ James, baja por lesión en la derrota definitiva del martes ante los Suns, se queda fuera de las eliminatorias por cuarta vez en sus casi dos décadas de carrera, y su búsqueda de un quinto anillo queda en entredicho a los 37 años.



Desde el cuestionado fichaje de Russell Westbrook y la configuración de la plantilla, pasando por las lesiones y la dirección del técnico Frank Vogel, estas son algunas claves de una de las mayores debacles que ha visto la NBA en mucho tiempo.

– Una remodelación fallida –

En apenas dos años, los Lakers han pasado de proclamarse campeones en la ‘burbuja’ de Disney World, brindando el título a la memoria del fallecido Kobe Bryant, a terminar esta temporada probablemente en el undécimo lugar de la Conferencia Oeste.



Entre medio hubo otra mediocre campaña en la que fueron eliminados en primera ronda de playoffs por los Suns. Tras esa decepción, el mánager general, Rob Pelinka, apostó por buscar una tercera estrella que cubriera las previsibles lesiones del veterano James y el frágil Davis.

Entérate más:  Mavericks ganan y evitan ser barridos por Golden State

Con el visto bueno de ambos, Pelinka decidió completar el ‘Big 3’ con el veterano Russell Westbrook, por el que entregó a los Wizards un paquete con tres jugadores consolidados (Kyle Kuzma, Kentavious Caldwell-Pope y Montrezl Harrell) y una elección de primera ronda de Draft.

El faraónico contrato de Westbrook (44,2 millones de dólares este año), unido a los de James y Davis, alcanza prácticamente el límite salarial, por lo que Pelinka completó la plantilla con jóvenes demasiado inexpertos (Malik Monk, Talen Horton-Tucker, Austin Reaves) y veteranos con contratos mínimos (Carmelo Anthony, Dwight Howard, Trevor Ariza).

– Falta de adaptación de Westbrook –

Como casi todos los analistas anticipaban, el estilo de juego de Westbrook no encajó con lo que necesitaban los Lakers de su tercera espada.

En un equipo que gira alrededor de ‘King James’, la falta de tiro exterior e incapacidad para jugar sin balón de Westbrook le hacía difícilmente complementario en ataque.

Rey histórico de los triple dobles en la NBA, Westbrook siempre fue un jugador omnipresente y exuberante en la cancha pero a los 33 años ya no posee la superioridad física de antaño y en defensa sigue teniendo importantes lagunas.

Entérate más:  Con magistral noche de Tatum, Boston iguala serie ante Miami

La fuerte presión inicial sobre Westbrook fue derivando en críticas y hasta en abucheos de su propia afición, lo que complicó aún más la adaptación del base, MVP de la NBA en 2017.

 

– Epidemia de lesiones –

 

La principal explicación esgrimida por el cuerpo técnico y jugadores ante el desastre ha sido la plaga de lesiones en el vestuario.

LeBron James, en su mejor campaña anotadora (30,3 puntos por partido) desde 2006, se ha perdido 23 partidos y Davis otros 39.

En toda la temporada, el ‘Big 3’ de los Lakers apenas coincidió en la cancha en 21 partidos.

«Nuestro objetivo era ganar un campeonato pero las lesiones se interpusieron en el camino», resumió el martes Anthony Davis.

 

– Vogel en el ojo del huracán –

 

Frente a todas estas dificultades, el técnico Frank Vogel tampoco supo evitar el aire crepuscular que han desprendido estos Lakers desde el principio de temporada.

Vogel construyó el equipo campeón de 2020 partiendo de una defensa dominante en la que un Anthony Davis sano y en buena forma física era el ancla para otros especialistas como Alex Caruso, Danny Green o Caldwell-Pope.

Entérate más:  Así va la remodelación del Estadio Cibao

Pelinka no proporcionó relevos de altura defensiva para ese grupo y Vogel tampoco ha tenido cintura para ajustar el estilo.

Cerca del despido en varios tramos de la temporada, las especulaciones sobre el relevo de Vogel ya mencionan nombres propios como Quin Snyder (Jazz) o Doc Rivers (Sixers).

 

– Un futuro más que incierto –

 

Más allá de un cambio en el banquillo, los Lakers tienen muy poco margen de maniobra para reconducir la situación.

Encontrar un equipo interesado en adquirir a Westbrook es altamente improbable sin que los Lakers tengan que entregar más rondas de Draft y seguir hipotecando su futuro.

Con Westbrook de vuelta, no hay espacio salarial para atraer a agentes libres, salvo que se produzca alguna sorpresa respecto a la continuidad de LeBron y Davis.

James, que tiene un año más de contrato, quiere seguir en activo hasta coincidir con su hijo ‘Bronny’, que podría llegar a la NBA en 2024, y no descarta que el encuentro sea fuera de Los Ángeles.