Existen muchos buenos motivos para tener hijos, desde el amor incondicional hasta el sentido de propósito en tu vida. No obstante, también existen muchas buenas razones para no tenerlos. Aquí te contamos 20 de ellas.

Los niños son malos para tu relación romántica



Tal como informa CNN, tu relación romántica sufrirá una vez que tengas hijos. De hecho, los investigadores han descubierto que el “índice de disminución de satisfacción en la relación es casi el doble de abrupto para las parejas que tienen hijos que para aquellas que no los tienen”. ¿Y a qué se debe esto? A que, en lugar de ser amantes, ahora son padres, y su atención suele centrarse en los niños, y no en su cónyuge.

Los niños cuestan mucho dinero

Criar hijos no es económico, sobre todo en nuestro mundo moderno y desarrollado. Para muchas personas, el elevado costo de tener un hijo es un factor disuasivo importante. De acuerdo con el sitio web Market Watch, “Desde 2015, los padres estadounidenses gastan, en promedio, $233 610 en sus hijos desde su nacimiento hasta los 17 años de edad, sin contar los gastos universitarios”.



Con hijos, te verás privado del sueño


Los niños, sobre todo los recién nacidos, pueden mantenerte despierto toda la noche. Pero este no es solo el caso cuando recién nacen, ya que los niños más grandes se enferman, tienen pesadillas o necesitan ir al baño. No es de sorprender que, de acuerdo con los investigadores, según lo indicado en el periódico The Guardian, los padres primerizos “enfrenten hasta seis años de privación del sueño”.

Los niños son malos para tu vida sexual

Como es bien sabido, la intimidad sexual tiende a disminuir luego de tener un bebé. En primer lugar, los médicos sugieren que las mujeres se abstengan de tener relaciones sexuales entre cuatro y seis semanas después del alumbramiento. Incluso después de este tiempo de espera, es probable que las mujeres experimenten dolor durante el sexo. El deseo también puede descender en picada, debido a la fatiga, las ajetreadas agendas y una imagen corporal negativa.

Los niños son un terrible factor para el medio ambiente

De acuerdo con un estudio, tal como informa el periódico The Independent, “Tener hijos es lo más destructivo que una persona puede hacer para el medio ambiente”. Olvídate de sentirte mal al conducir un utilitario deportivo, ya que tener un hijo es lo más contaminante que puedes hacer. Según investigadores de la Universidad de Lund en Suecia, puedes evitar 58,6 toneladas de emisiones equivalentes a CO2 por año, por cada hijo que no tengas. En comparación, al renunciar a tu automóvil evitarás tan solo 2,4 toneladas de CO2 equivalente a un año.

Entérate más:  De Las Matas de Farfán a Harvard y Amazon

Los bebés generan mucha basura

Cada año, los bebés de América del Norte son los responsables de usar entre 30 y 40 000 millones de pañales desechables que acaban en los vertederos. En el Reino Unido, se estima que, cada año, se arrojan 3000 millones de pañales. Este solo pensamiento basta para que desees no tener hijos.

Los niños pueden perjudicar tu capacidad para obtener ingresos

No es justo, pero es un hecho: Tener hijos puede tener un impacto negativo en los salarios de los padres, en particular, en el de las mujeres. De acuerdo con la Oficina del Censo de los Estados Unidos, tal como se informa en la revista Today’s Parent, las mujeres que tienen hijos entre los 25 y los 35 años de edad son las más afectadas por la diferencia salarial en función del género. ¿Por qué? Porque tanto los niños pequeños como las carreras laborales en ciernes son sumamente demandantes.

Los hijos pueden hacer que resulte difícil estudiar

Según la misma fuente, las mujeres que tienen hijos a muy temprana edad o a una avanzada edad son las menos afectadas por la diferencia salarial en función del género. No obstante, existe una trampa: Las mujeres que tienen hijos cuando son muy jóvenes “suelen ser empleadas con menores ingresos y menor educación”.

Los niños pueden ocasionar que pierdas amigos

Debido a la falta de tiempo, las agendas apretadas y el cambio de las prioridades, los hijos tienen un impacto negativo incluso en tus amistades más cercanas, lo que ocasiona que su relación “cambie o incluso acabe por completo”.

Los niños son malos para tu salud

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Minnesota, tal como expresa la revista Time, “Las madres consumen más calorías y hacen menos actividad física que las mujeres que no tienen hijos”. Si bien los hombres también experimentan resultados negativos tras ser padres, los datos fueron particularmente preocupantes para las madres, quienes tenían un índice de masa corporal (IMC) más elevado, se alimentaban de manera menos saludable y consumían más bebidas azucaradas, calorías totales y grasas saturadas. Tanto los padres como las madres hacían menos ejercicio que las personas sin hijos.

Entérate más:  De Las Matas de Farfán a Harvard y Amazon

Los niños son malos para tu salud mental

De acuerdo con varios estudios, tal como se explica en la revista The Atlantic, “Los padres corren el riesgo de padecer depresión [y] son menos felices que quienes no tienen hijos”. Mientras que muchos asumen que ser padres es la clave de la felicidad, existe evidencia que demuestra lo contrario; de hecho, la depresión parece ser un efecto secundario habitual de tener hijos.

Los niños pueden estresarte

No caben dudas de que los niños realmente pueden estresar a sus padres, ya que demandan todo su tiempo y atención, y son un gran peso para el bolsillo. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Science News, “Cuando el estrés diario de la paternidad se vuelve crónico, este puede derivar en agotamiento”, lo que puede tener graves consecuencias para los padres y los hijos por igual.

Los niños pueden dañar tu vida social

Los hijos pueden hacer que resulte difícil tener una vida social de muchas maneras: estás demasiado cansado para estar despierto hasta tarde o para salir, no puedes costear una niñera y no puedes permitirte tener resaca, porque, al día siguiente, deberás levantarte al amanecer.

Los niños pueden dar lugar al divorcio

Si es cierto que tu relación romántica sufrirá cuando tengas hijos, entonces, si no haces algo al respecto, con el tiempo, este empeoramiento podría dar lugar al divorcio. ¿La pequeña ventaja? Los padres podrán no estar satisfechos con su matrimonio, pero, de manera irónica, la probabilidad de que en efecto se divorcien disminuye. Esto quizás se deba a que sienten que deben permanecer juntos por los niños, a pesar de su infelicidad.

Los niños contribuyen al cambio climático

Si bien las recientes huelgas escolares por el clima han inspirado a millones de personas en todo el mundo para lograr que se adopten serias medidas con respecto al cambio climático, al mismo tiempo, resulta irónico que la cantidad de niños que asisten a la escuela haya aumentado en las décadas recientes, lo que contribuye al cambio climático.
De acuerdo con la agencia de transporte de Ontario, Metrolinx, tal como se informa en el periódico The Globe and Mail, “el porcentaje de niños de entre 11 y 13 años de edad que caminan hacia la escuela en el Área Metropolitana de Toronto y de Hamilton se redujo a casi la mitad entre 1986 y 2016, mientras que la cantidad de niños llevados en automóvil prácticamente se triplicó”.

Entérate más:  De Las Matas de Farfán a Harvard y Amazon

Los niños acaban con el “tiempo para uno mismo”

De acuerdo con un estudio publicado en el periódico Daily Mail, la madre promedio tiene tan solo 17 minutos para ella misma por día. Así es, ni siquiera llega a ser media hora. ¿Por qué? Porque las madres actuales trabajan, crían hijos y se encargan de la mayor parte de las tareas del hogar; es decir, no les queda tiempo para ellas.

La educación de los hijos cuesta una fortuna

Si deseas que tus hijos sean exitosos en la vida, probablemente querrás que asistan a una buena escuela y, luego, a la universidad. Procura estar preparado para gastar una gran cantidad de dinero a fin de lograr que eso suceda. En los Estados Unidos, el costo promedio de una escuela privada es de $11 012 por año. El costo total promedio de la universidad pública por año en los Estados Unidos es de $25 290 (en el estado) y de $40 940 (fuera del estado). El costo total promedio de la universidad privada por año en los Estados Unidos es de $50 900. ¡Comienza a ahorrar!
En la actualidad, los hijos no se mudan

¿Crees que tus obligaciones parentales acaban cuando tus hijos cumplen 18 años de edad? ¡Pues piénsalo de nuevo! Con el elevado costo de vida, una mayor cantidad de jóvenes opta por vivir con sus padres pasados los 20 y los 30 años de edad.

Los hijos te destrozan el automóvil

Cuando tus hijos tengan la edad suficiente para conducir, procura estar preparado para que te pidan el automóvil prestado y lo devuelvan en un estado deplorable. Los jóvenes que estrenan licencia de conducir corren un mayor riesgo de sufrir un accidente que los conductores de mayor edad con más experiencia. ¿A qué conclusión llegamos con esto? Olvídate del automóvil sofisticado. Escoge un vehículo viejo usado hasta que tus hijos se hayan mudado. Si es que alguna vez lo hacen.
Visto en MSN