El poema de una mujer en favor del feminismo y las comunidades afro y LGBT declamado durante la actividad «Micrófono abierto» en la Feria Internacional del Libro 2022, agitó el avispero este fin de semana en las redes sociales.

Muchos usuarios de redes sociales sintieron «indignación» por entender que en espacios como la Feria del Libro «no se le debería dar cabida a este tipo de manifestaciones», mientras que otros aplaudieron la exposición de dicho poema.



Indica Acento.con.do que ante la lluvia de críticas, la Dirección de las Ferias del Libro emitió un comunicado aclarando que si bien es cierto que el poema fue recitado en el marco de la feria, la poeta lo hizo bajo una actividad que no coarta la libertad de expresión y que ese tipo de aseveraciones son exclusivas de los exponentes.



Andrea Gómez Jimenez es la mujer que recita el poema. Es una actriz costarricense, profesora e investigadora de artes escénicas. Forma parte del grupo Abya Yala Poetry Slam, un proyecto independiente que acoge a un conglomerado de slammasters (así se le dice los poetas que recitan este tipo de poemas).

Entérate más:  Restablecen uso obligatorio de mascarillas para visitar cárceles de RD

A continuación el poema íntegro:

Lo único

Yo soy lo que mira mi cuerpo en el agua.

Luz en la ventana. Sobre la alfombra: tu enagua.

Oyendo a Violeta se nos voló la hoja de parra.

Cuentas claras, chocolate espeso.

Te lo digo de una, antes del último beso:

No me gusta cuando te vas.

Lo único que me gusta de cuando te vas,

es que puedo verte caminando por detrás.

Es el único perdón, el sagrado consuelo.

Movimiento, cadencia, vuelo.

Yo te miro y pienso: vade retro, Satanás, aleja de mi ese compás.

Pero es mentira, yo solo quiero que te devolvás, para darnos más.

Cuando te deseo con afán reguetonero, francamente lo que quiero es que hagamos un reguero.

Hoy amanecí con sonrisa de “hoy no duermo aquí”.

Hoy toca función de quitarte la ropa a ti.

A mí no me gusta escribir en “tu”, me parece una culiolada, pero es que aquí rimaba y en la noche arrimaba y me encantaba y la sonrisa vertical se me despertaba…

Entérate más:  Diputado solicita extensión del Metro a San Cristóbal

Hoy ando el brassier que me gusta que me quiten.

Hoy estoy para invitar y para que me inviten.

Hoy tengo ganas de comerme todos los confites.

Ella tenía moto y yo mota.

El destino 10 puntos se anota.

Sacando buena nota

Estoy sentada sobre mi fortuna.

Puedo ser alumna de honor como ninguna.

Con la luna oportuna, nos quitamos la hambruna

Y la homofobia la matamos a lo Fuenteovejuna

Festival de sudores, labios y saliva

De los que hacen que sintás la carne viva

Viva la lumbre, viva Zapata

Viva la mano que me mata

Mata la incertidumbre

Ay dame lumbre

Mete candela, que de por sí ya se murió mi abuela.

Aunque a veces me siento pansexual, hoy no hay tal.

Hoy ando fatal de tortillera, camionera, lencha, pupusera, zapatona, bollera, trailera.

Yo soy de las señoras que van para la hoguera.

O es que además de todo, ¿nos quieren quitar la gozadera?

¿Borrarnos el placer y alegría?

Entérate más:  El aceite, el jabón y la mantequilla aumentan de precio

¿Además de matarnos y dejarnos frías?

¿Matarnos con puñal y con indiferencia?

Que nada nos quite la risa ni la irreverencia

Como tenemos el infierno pagado

Yo te invito a seguir a nado.

Y ahora démosle de lado

Esta es mi canción que suena a rebelión

Poder feminista sabor revolución

La revolución será con tetas o no será

No sé cuándo esta mierda acabará

Pero sin feminismo no sucederá.

Esto viene de atrás: la revolución es afro, trans o no será.

Enciendan una chispa y confíen en el incendio