El fiscal paraguayo antimafia Marcelo Pecci fue asesinado este martes por pistoleros que llegaron en motos acuáticas hasta el sitio donde pasaba su luna de miel en el Caribe colombiano, cerca de Cartagena.

Pecci, de 45 años, murió a causa de los dos disparos que recibió en la isla Barú, una zona turística y exclusiva del norte de Colombia, según la reconstrucción que hizo su esposa, la periodista Claudia Aguilera.



«Dos hombres atacaron a Marcelo. Venían en una pequeña embarcación, o un jet sky, la verdad no lo vi bien», relató la mujer al diario El Tiempo.

Uno de los agresores se bajó y «sin mediar palabra le disparó dos veces a Marcelo, un impacto lo recibió en la cara y otro en la espalda», describió Aguilera.

El director de la policía colombiana, el general Jorge Luis Vargas, dijo en rueda de prensa que la agencia antidrogas estadounidense DEA, autoridades de Colombia y de Paraguay trabajan para «obtener la mayor cantidad de información» sobre el crimen.

Organizaremos «un equipo internacional de búsqueda y localización de estos delincuentes estén donde estén», añadió el oficial.

La policía anunció una recompensa equivalente a unos 488.000 dólares por información que permita la captura de los asesinos.

Helicópteros, buzos, peritos, expertos en dactiloscopia y fiscales especializados hacen parte del cuerpo de investigación a cargo del caso.

El subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Brian Nichols, escribió en un tuit que su país «condena el asesinato del fiscal» y que reafirma su «compromiso y determinación de trabajar con las autoridades paraguayas y de todo el continente americano en la lucha contra el crimen organizado».

-Sicarios-

 

Pecci contrajo matrimonio el 30 de abril y pasaba su luna de miel en el Hotel Decameron, que también entregó detalles del asesinato.

«En la mañana de hoy sicarios que llegaron en motos acuáticas a la playa que se encuentra frente al Hotel Decameron Barú atentaron y asesinaron a uno de nuestros huéspedes», señaló en un comunicado.

De acuerdo con su esposa, el fiscal no tenía «ninguna amenaza».

En la última publicación de la comunicadora en Instagram se ve a la pareja abrazada en la playa y, en primer plano, unos zapatos de bebé.

La fiscal general de Paraguay, amiga personal de Pecci, dijo a W Radio que Aguilera está embarazada.

«A Marcelo lo voy a llevar eternamente en el corazón. Un hombre íntegro, luchador, un fiscal a carta cabal», dijo más temprano la fiscal de Paraguay, Sandra Quiñonez, en rueda de prensa.

La policía difundió la imagen de uno de los presuntos agresores de Pecci en busca de información que permita su captura. En la fotografía se ve a un hombre delgado, de piel morena, sonriente, con sombrero y gafas de sol.

Pecci era fiscal especializado contra el crimen organizado, narcotráfico, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Era conocido por su participación en el caso que puso al exfutbolista Ronaldinho tras las rejas entre marzo y agosto del 2020 por ingresar con documentos falsos a Paraguay.

Según el general Vargas, sus hombres no tenían «conocimiento» de la estadía del investigador en Colombia, pese a ser «una de las personas más protegidas en el Paraguay».

 

-«Propio de la mafia»-

 

El presidente de Colombia, Iván Duque, rechazó el asesinato de Pecci a través de Twitter y aseguró que está en comunicación con su par paraguayo, Mario Abdo Benítez, con el «fin de acordar toda la cooperación para hallar a responsables».

Más temprano, Abdo había expresado su repudio en la misma red social. «El cobarde asesinato del fiscal Marcelo Pecci en Colombia enluta a toda la Nación paraguaya. Condenamos en los términos más enérgicos este trágico hecho y redoblamos nuestro compromiso de lucha contra el crimen organizado».

Según la embajadora de Paraguay en Colombia, Sophia López, por tratarse de una investigación en curso, el cuerpo de Pecci no va a ser trasladado de «inmediato».

La diplomática aseguró a Unicanal que el fiscal estaba en un viaje «privado» y no tenía previstas reuniones de trabajo durante su paso por Colombia.

De su lado, el presidente de la Asociación de Agentes Fiscales de Paraguay, Augusto Salas, cree que detrás de este «golpe» puede estar la mafia.

«La forma en que actuaron, la forma en que ejecutaron, es propio de la mafia, entonces no puedo pensar otra cosa a menos de que se demuestre lo contrario», afirmó el también fiscal.

En un comunicado, la fiscalía de Paraguay lamentó la «pérdida» de su «compañero de trabajo» y aseguró que llevan a cabo acciones para brindar asistencia y garantizar la seguridad de su familia.

Paraguay y Colombia vienen de estrechar su alianza frente al crimen organizado y trasnacional.

En un reciente encuentro en Cartagena con Abdo Benítez, Duque anunció que su gobierno apoyará con inteligencia y formación militar la lucha contra el Ejército Paraguayo del Pueblo, una guerrilla implicada en secuestros de ganaderos y cientos de asesinatos de militares, policías y civiles.

El gobierno colombiano enfrenta la violencia financiada por el narcotráfico que siguió al acuerdo de paz con la que fuera la organización rebelde más poderosa del continente, las FARC. Pese a décadas de persecución antidrogas, el país sigue siendo el mayor proveedor mundial de cocaína.

Entérate más:  Casos de viruela del mono aumentan a 20 en el Reino Unido