Ya sea en la playa o en una piscina, mucha gente acostumbra a tomarse una cerveza o un trago, principalmente en vacaciones, ¿verdad? Sin embargo, ésta práctica es más riesgosa de lo que crees. Es que la ingesta de alcohol a pleno sol no está exenta de efectos perjudiciales ya que hay mayor riesgo de deshidratación.

¿Qué es lo que sucede? Según una publicación de Diario Libre, el cuerpo no sólo perderá agua por el sudor propio de la exposición al sol, sino que el propio consumo de alcohol aumenta la pérdida de agua y propicia la posibilidad de sufrir deshidratación.



¿Cómo sucede esto? El alcohol funciona como un inhibidor de la hormona antidiurética (HAD), responsable de regular los líquidos corporales. Cuando se libera HAD, el riñón aumenta la reabsorción del agua, evitando la deshidratación. Al consumir alcohol, se bloquea la acción de HAD y se elimina mayor agua por la orina.

¿Hay que eliminar la ingesta de alcohol? No significa que no puedas beber una cerveza, solo que debes prestar atención a la moderación. También es buena idea mantener tu cuerpo hidratado con jugos naturales de frutas, té helado, leche o bebidas refrescantes bajas en azúcar.



Entérate más:  Reinauguran departamento de cirugía plástica del Hospital Salvador B. Gautier