Guillermo Moncada Wellisch hijo de Guillermo Moncada Aybar, el empresario que fue asesinado de 12 disparos en 2011 en una discusión por un estacionamiento en el ensanche Serralles del Distrito Nacional, expresó en una entrevista para las Exclusivas que su familia siente temor ante la posibilidad de que Rafael Emilio González Álvarez obtenga la libertad condicional tras someter un recurso ante el Tribunal de Ejecución de la Pena de Santo Domingo.



A través de sus representantes legales González Álvarez busca variar la condena, de prisión carcelaria a libertad condicional, por alegados problemas de salud y depresión.

«Temo por la seguridad mía de mi familia, de mis abogados, de todos los familiares y amigos que han apoyado, que han manifestado su apoyo, incluso hasta los testigos «expresó Moncada Wellisch en declaraciones para Las Exclusivas de José Peguero.



«Él ha dado testimonio de que no está arrepentido, ha dado testimonio de que si no hubiese hecho eso lo hubiesen matado a él, dato que no es cierto, en el juicio incluso como él se expresaba con relación a mi papá, a mi tía, a diferentes personas que estaban ahí no se ve que es una persona empática o que entiende lo que está pasando, creo que èl está arrepentido de que está pagando las consecuencias pero no por el hecho. »

Entérate más:  MP solicitará medida de coerción contra dominicano extraditado desde Rusia

Moncada Wellisch reveló que también a su familia se les ofreció una indemnización económica. «A mi familia y a mí no nos interesa esa indemnización económica, nos interesa más que se haga justicia. Estamos hablando de un individuo que disparó doce veces a otro que tenía las manos en alto, eso de legítima defensa fue demostrado en el tribunal que no fue cierto «

Un cuñado de Rafael Emilio González Álvarez está sirviendo de garante, ofertando un sueldo de 100 mil pesos mensuales para que resida en un apartamento ubicado en el sector de Bella Vista.

En 2013, González estuvo ingresado tras intentar quitarse la vida en la prisión de La Romana.

Y en 2014, la Tercera Sala de la Cámara Penal de Corte de Apelación del Distrito Nacional confirmó la condena contra González Álvarez y además le impuso el pago de cinco millones de pesos de indemnización por los daños morales ocasionados.