El expresidente de Estados Unidos Donald Trump calificó el jueves la toma del Capitolio en 2021 como «el mayor movimiento en la historia de nuestro país» horas antes de una audiencia en el Congreso destinada a demostrar su culpabilidad por el en ese asalto que dejó cinco muertos.

«El 6 de enero (de 2021) no fue simplemente una protesta, representó el movimiento más grande en la historia de nuestro país para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande”, sostuvo Trump en su plataforma Truth Social.



La insurrección del 6 de enero de cientos de simpatizantes de Trump al final de su mandato, ha sido descrita por los investigadores como la culminación de una conspiración criminal orquestada durante meses y encabezada por el líder republicano para aferrarse al poder tras su derrota ante el demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020.

«Se trataba de unas elecciones amañadas y robadas, y de un país que estaba a punto de ir al INFIERNO», justificó Trump.



Entérate más:  Participación Ciudadana se opone a la creación de más provincias

Una de las misiones centrales del panel legislativo que investiga a Trump y su círculo íntimo ha sido determinar cómo sus intentos de anular su derrota de 2020 a través de una campaña de afirmaciones falsas y desacreditadas denuncias fraude electoral influyeron en la violencia del 6 de enero.

El comité bipartidista de la Cámara ha pasado un año investigando sus intentos de presionar a funcionarios estatales y federales por este caso, su silencio registrado mientras sus partidarios invadían la sede del Congreso y varios otros supuestos complots ilegales para anular la voluntad de millones de votantes.

En una diatriba en tres publicaciones, el Trump describió a los siete demócratas y dos republicanos del comité como «matones políticos» y repitió que son «engaños» las acusaciones sobre su supuesta mala conducta.

También repitió su afirmación falsa, repetida por numerosos republicanos, de que pidió 20.000 soldados de la Guardia Nacional para proteger el Capitolio y que la solicitud fue rechazada por la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, quien no tiene potestad para ello y además no hay registros grabados de tal pedido.