Twitter ha sido realmente una locura durante los últimos años. Y esto no se dice exactamente por los memes, bromas y polémicas que surgen en el uso que se le da a la red social; sino de Twitter como negocio.

Los últimos años de Jack Dorsey como director ejecutivo, que reapareció en los negocios como Steve Jobs, lucharon, en una lucha perpetua entre el producto y las ganancias, por su gran saldo pendiente. Ahora, mientras Elon Musk espera que la realización de una compra parezca cada vez más cercana, la red social sigue siendo especialmente para aquellos que saben con una junta directiva y un grupo poco probable de cuánto durará.



Lo que parece seguro es que Twitter está tomando medidas con respecto a algunos de los puntos que Musk tiene en mente. El CEO y aspirante a comprador de Tesla y SpaceX tuvo una llamada esta semana con los empleados de Twitter en la que mencionó su amplia visión de la plataforma.

Además de asustar a los empleados con su visión del trabajo remoto, también dice que planea expandir la libertad de expresión con una fórmula un poco más precisa que saludar al sol que ha ideado hasta ahora: dejó en claro que le gustaría que cualquier persona en Twitter pueda decir lo que quiera, pero el alcance es limitado si el contenido es dañino y, además, lograr que Twitter sea una especie de SuperApp, similar a TikTok o WeChat, una gran aplicación china.



Entérate más:  Palabras prohibidas en WhatsApp

Esta última aspiración ha sido algo en lo que Twitter ha estado trabajando durante algún tiempo con su adquisición, pero no tanto para promover protocolos que promuevan la libertad de expresión como de forma controlada. Ahora, una prueba interna muestra un gran paso en esa dirección.

Cómo planea Elon Musk hacer a Twitter una SuperApp

Hay que definir de antemano que Twitter siempre ha tenido una relación lejana con las ganancias. Y Musk, si algo parece obvio es que podría hacerlo mejor o peor, pero no quiere perder dinero. Por lo tanto, se dice que está destinado a mejorar la funcionalidad.

Twitter es la principal red social más cara para ser rentable. Le pegó en 2018, lo volvió a hacer en 2019, y en 2020, por baja de público por la pandemia, vuelve a estar en números rojos.

Hasta ahora, Twitter ha basado el 90% de sus ingresos en publicidad y en tratamiento y licencia de datos utilizados de forma anonimizada para hacer análisis de consumo. Aquí un gráfico que lo deja bastante claro:

Como se dice, este objetivo de ser una SuperApp no es nuevo, aunque sí que ha sido potenciado por el nuevo CEO Parag Agrawal.

Entérate más:  Billet la nueva aplicación del BHD para pagar de todo

Hace unos meses, el analista Scott Galloway ya argumentaba que crear una SuperApp al estilo chino, con el objetivo de crear un producto lo suficientemente amplio y rentable como para buscar un comprador para Twitter, era el siguiente objetivo de sus directivos tras poner a Dorsey fuera del timón.

El objetivo de esta SuperApp es algo que nunca se ha logrado fuera de Asia. Una súper aplicación es una única aplicación móvil que brinda servicios básicos como chat y pagos, así como un conjunto de “pequeñas aplicaciones” de terceros que van desde tiendas, restaurantes hasta agencias gubernamentales.

El más importante es WeChat de China, posiblemente el software más utilizado en el planeta. En WeChat, los usuarios pueden encontrar una cita con el dentista, llamar a un taxi, pagar servicios públicos e incluso divorciarse contratando a un abogado.

Una aplicación alcanza el estado de SuperApp cuando agrega una gran cantidad de servicios críticos, lo que facilita el cambio entre aplicaciones, e incluso si no son tan buenas como las aplicaciones de un solo propósito, esa aplicación se convertirá en su sistema de minería de vida digital. Cuantos más servicios hay, menos motivos para renunciar a ellos.

Fuente: Infobae