Santo Domingo, RD.- El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MISPAS) informó este miércoles que el virus de la viruela símica (MXV) no tendrá el mismo impacto que ha tenido el SAR-COV-2 en el país, por la diferencia entre la forma de contagio, tamaño y características moleculares de ese virus.

Luego de analizar las particularidades de ambas enfermedades (la viruela símica y el SAR-COV-2), el asesor especial del MISPAS para la respuesta del COVID-19, doctor Eddy Pérez Then, manifestó que estos dos virus difieren en sus características.



“No estamos esperando una pandemia de viruela símica, como ocurrió con el COVID-19, ya que la viruela del mono es un virus de ADN y tiene menos poder de mutación que el COVID-19, enfermedad que se caracteriza por su constante variación, y este no es el caso de la viruela símica”.

Aclaró que la capacidad de mutación de la COVID-19 es 100 veces más rápida que la viruela del simio y que los pacientes asintomáticos con COVID-19 pueden contagiar a otros, pero que no está comprobado que un paciente asintomático de la viruela del simio pueda seguir propagando la enfermedad.



Entérate más:  Salud Pública notifica tres nuevos casos de viruela del mono

“Es bueno ver que la tasa de transmisibilidad y mortalidad de la viruela símica es mucho menor que la del COVID-19, sin embargo la tasa de hospitalización si es muy similar; pero esto se debe a que las lesiones que aparecen en la piel producen mucho dolor y la mayor severidad del COVID-19 fue en adultos mayores, mientras que la viruela del simio es en niños de 8 años; sin embargo, lo más importante es que tenemos vacunas y tratamientos para ambas enfermedades”.

Mientras que el doctor Eladio Pérez, viceministro de Salud Colectiva, en la acostumbrada rueda de prensa semanal ofreció información actualizada acerca de los pacientes que han dado positivo al virus de la viruela del simio.

Precisó que se han registrado dos nuevos casos, dos masculinos en edades de 23 y 41 años, respectivamente, residentes en Santo Domingo, quienes están en aislamiento en el Hospital Ramón de Lara, recibiendo los cuidados y tratamiento pertinente.