Santo Domingo, RD.- El abandono de las autoridades, que se expresa en la falta de iluminación en las calles y la ausencia de patrullaje policial, han convertido al ensanche Carmelita, de Los Prados, en terreno fértil para que ladrones y atracadores realicen sus fechorías en horas de la noche, manteniendo en constante desasosiego a sus lugareños.

Ciudadanos denunciaron sentir temor de entrar o salir de sus casas al aproximarse la noche por miedo a ser despojados de sus pertenencias, alegando que la oscuridad imperante en este residencial es atractiva para que antisociales les quiten los retrovisores a los vehículos estacionados en las calles y, en algunos casos, entren a robar a sus casas.



«Habiendo luz las calles están oscuras. Por aquí están robando todas las noches retrovisores a los carros, porque hay familias que tienen dos vehículos y tienen que dejar uno afuera», narró indignada la residente Magda Lorenzo, a quien despojaron de las matas de orquídeas que adornaban la galería de su hogar.

La tenebrosas noches por la poca iluminación de los espacios públicos de ese lugar han sido comparadas con la «boca de un lobo», tendiendo que encerrarse temprano en sus hogares para no ser parte de las estadísticas de asaltos y atracos que se registran allí.



Piden por el mejoramiento del alumbrado público para que los residentes de ese lugar puedan realizar sus actividades nocturnas con normalidad; además, exigen por un mayor patrullaje policial para que estos delincuentes sean atrapados y sometidos a la justicia.