SANTO DOMINGO.- Ivette García se encuentra en un proceso legal tras su cuñado, Pedro Ramón López Oliver, demandarla por difamación e injuria, por repostear un artículo de un periódico internacional donde lo señalan de “delincuente”.

“Este quería someter a mi hermana “Nancy García” con más presión de violencia de género, para esto, me ha puesto una demanda penal, lo cual busca desestabilizar, porque quieren solicitar prisión preventiva en mi contra, están tratando de encerrarme”, expresó la mujer.



Narró que la situación se dio, debido a que cometía constante abusos de violencia de género contra su hermana Nancy García y al investigar en las redes su perfil, se dieron cuentan de que varios periódicos estadounidenses lo reseñaban como un “delincuente internacional”.

“Me han amenazado de muerte. Aquí están acusando hasta de lavado de activos y tenemos las informaciones que no teníamos conocimiento de estos asuntos ilícitos”, expresó García en las afueras de la Novena Sala del Primer Juzgado de Instrucción del Distrito Nacional donde el juez Vladimir Rosario García conocía la audiencia que aplazó para el lunes 7 de noviembre.



De acuerdo al periódico El Nuevo Diario, el aplazamiento de la vista fue a solicitud del defensor público de la señora Ivette, para conocer a profundidad el expediente.

En ese orden, la demandada explicó que todo empezó cuando su hermana interpuso su divorcio y este se opuso a firmar, entonces los abogados realizaron una investigación y en las redes salió, luego los medios de comunicación se hicieron eco y ahora la acusa de difamación.

“Yo lo único que hice fue repostearlo en mis redes, y él dice que me está acusando por difamación, pero es algo que está en las redes, pero él no ha demandado a Miami Geral ni El Nuevo Herald, a nadie de los que hicieron la denuncia, solo a mí”, dijo.

Asimismo, precisó, que por ser la hermana menor de su esposa, aunque están separados, es una manera de atacarla.

“La información que tenemos es que Ramón es un delincuente internacional, buscado por las autoridades estadounidenses, pero es un caso de hace más de 28 años, acusado de desfalcar un banco, dejando supuestamente en la miseria a más de 200 familias”, indicó la señora a los periodistas que la abordaron.