La Liga Municipal Dominicana (LMD)  informa que destinará RD$ 40 millones adicionales al Programa de Apoyo de los Gobiernos Locales, para los trabajos de reparación de cementerios, aceras y contenes de municipios y distritos municipales que componen la provincia El Seibo que sufrieron daños tras el paso del huracán Fiona, sumando así al paquete de ayuda dispuesta por el gobierno central para enfrentar los efectos del fenómeno natural.

Este monto es complementario al asignado a la provincia para tales fines en el marco del Programa de Apoyo a los Gobiernos Locales que implementa la Liga en todo el país, con fondos del gobierno central de modo tal que, a la fecha la LMD ha invertido RD$59,844,869.24 para toda la provincia El Seibo.



En un encuentro con la comisión de la provincia El Seibo y la Liga Municipal que lleva a cabo la intervención por Fiona en El Seibo, el presidente de la LMD, Víctor D’ Aza precisó que la institución asumirá además el pago de los albañiles y carpinteros contratados por los distintos territorios afectados. Esta iniciativa será replicada en las ocho provincias afectadas por el huracán.

Explicó que en este encuentro realizado en la Liga Municipal se fortalecieron los mecanismos de articulación interinstitucional, a fin de hacer más eficiente los trabajos y ayudas que ejecutan las distintas entidades gubernamentales en la zona para mitigar los daños.



Mientras que, el senador de El Seibo, Santiago Zorrilla destacó el gran trabajo que se ha hecho en la provincia y en los demás territorios afectados por el fenómeno natural Fiona. Sostuvo que se está trabajando en conjunto para que todos los afectados sean resarcidos, tanto la parte de viviendas como la agricultura y la infraestructura vial.

En tanto, la gobernadora de El Seibo, Irene Martínez, aseguró que la provincia es la más vulnerable de la región Este, donde la producción agrícola fue afectada en casi un 100% indicó.

Asimismo, valoró la presencia del Presidente de la República a la zona impactada por las aguas y vientos de Fiona, a menos de 24 horas del paso del huracán para dar respuesta inmediata a los afectados y constatar los daños.