Los precios del petróleo tuvieron su cuarta jornada consecutiva de alza el martes, en un mercado cada vez menos preocupado por una eventual degradación de la economía mundial, y con una oferta de crudo en caída como telón de fondo.

Así el precio del barril de Brent del mar del Norte para entrega en septiembre ganó 1,08%, para terminar en 83,64 dólares en Londres.



EL West Texas Intermediate (WTI) para igual entrega ganó por su parte 1,13% a 79,63 dólares, su nivel más alto desde mediados de abril en Nueva York.

Para Phil Flynn, de Price Futures Group, el mercado se vio animado por el aumento de la previsión de crecimiento económico global del FMI, a 3% para 2023 contra 2,8% hasta ahora.



«Esto confirma lo que vimos en las cifras de las reservas» de crudo, que bajan, explicó el analista. «La demanda es más firme de lo que se cree, en Estados Unidos, en China o en India».

Los analistas esperan un nuevo descenso semanal de las reservas comerciales de crudo en Estados Unidos, de 2,2 millones de barriles, según el consenso reunido por la agencia Bloomberg. Las cifras se conocerán el miércoles.