Vuelve la fiebre por Frank Sinatra, 100 años después

0

Con su perfecto instinto musical, su fanfarronería galante y su impecable sentido de la elegancia, Frank Sinatra cautivó al público del siglo XX como muy pocos artistas.

Sinatra, un cantante que definió tan bien su oficio hasta el punto de ser apodado simplemente “La voz”, volvió locos a los jóvenes de los años 40, cuando él se convirtió en el primer robacorazones de la cultura pop.

Sinatra

Incluso hoy, 17 años después de su muerte, el fenómeno llamado entonces “Sinatramanía” se mantiene vivo hasta el extremo de que el cantante aún tiene un puesto de honor en el imaginario público.

El sábado se cumplirán 100 años desde el nacimiento de Sinatra en el poblado de clase obrera de Hoboken en New Jersey, cerca de Nueva York.

Para celebrar la fecha, este año se han publicado al menos 10 libros sobre Sinatra, que exploran el colorido y a menudo ostentoso estilo de vida del cantante de “I did it my way”.

A su voluminosa discografía, este año se sumó un paquete de cuatro CDs dedicados a las primeras grabaciones de “La voz” en la radio.

Se organizó una gala en Manhattan con una serie de conciertos tributo en los que participarán, entre otros, la Filarmónica de Nueva York y Sting.

También se organizó un concierto para la televisión en Las Vegas, una de las ciudades favoritas de Sinatra, en el que se reunieron artistas tan diversos como Usher, Garth Brooks y Lady Gaga.

Pero aunque artistas de todos los estilos dejan en claro la influencia de Sinatra en la música contemporánea, para muchos de sus seguidores el cantante de “New York New York” no tiene reemplazo.

“El problema es que hay un solo Frank”, dijo Sid Mark, anfitrión del programa de radio de difusión nacional “Sounds of Sinatra”, que durante 59 años ha puesto al aire solamente su música.

Mark dice que aún ve interés de los oyentes de todas las edades y adjudica esta universalidad a la amplitud del material de Sinatra.

Con 1.500 canciones para elegir, Mark ha puesto al aire maratones de Sinatra que van de viernes a lunes sin repetir un tema.

– Música y mercadeo –

Además de su “sex appeal”, uno de los secretos de Sinatra fue su estrecha colaboración con los publicistas, algo que hoy en día es obligatorio para las celebridades.

Su primer publicista, George Evans, organizaba audiciones de gritos de jóvenes seguidoras, para asegurarse de que las que entraran a un concierto hicieran el máximo impacto.

Evans también fue el autor de la imagen de Sinatra como un chico humilde de origen italiano.

Pero, a diferencia de algunas sensaciones del pop que hoy en día son diseñadas por sus publicistas, prácticamente nadie cuestiona su talento como músico.

Era conocido por su meticulosa atención al detalle y, especialmente a principios de su carrera, sus demandas a la banda que lo acompañaba, aún a pesar de que tenía un tímpano perforado de nacimiento y ninguna educación musical formal.

Sinatra emergió de la era del “big band”, pero luego se dedicó particularmente al jazz.

“Creo que es el mejor músico de jazz que haya vivido jamás”, opina David Fink, un bajista de jazz que trabajó entre otros con Rod Stewart y George Michael y ha escrito extensamente sobre Sinatra.

Según Fink, el genio de Sinatra se basó en su comprensión del ritmo y su descubrimiento de cómo sacar provecho musical a las palabras, con una dicción enfocada en las consonantes y una intuición en cuáles vocablos debía enfatizar.

– Honores en casa –

Sinatra se codeaba con la élite estadounidense y su evolución política refleja la del país.

Nacido en una comunidad ardientemente demócrata, Sinatra hizo campaña a favor de Franklin Roosevelt y de John F. Kennedy y hablaba contra la discriminación racial.

Pero se ofendió cuando los Kennedy lo trataron fríamente debido a sus supuestos vínculos –que aún son motivo de debate– con la mafia. Fue entonces, hacia los años 80, que Sinatra se acercó a Ronald Reagan.

El cantante llegó a invitar a Reagan a Hoboken, pero aparte de ello ignoró su pueblo natal y no hizo labores filantrópicas allí, aunque era conocido por sus generosas propinas.

“El pueblo llamó una calle Frank Sinatra Drive en honor a Frank a fines de los años 70 y, de hecho, eso fue polémico”, recuerda Robert Foster, director del museo histórico de Hoboken. “La gente decía que él no había hecho nada por Hoboken”.

No obstante, el museo dedicará a Sinatra una estrella en el pavimento, al estilo Hollywood, en el aniversario de su nacimiento el sábado.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.