Diplomáticos dominicanos son acusados de no socorrer criollos viajaban en crucero


Santo Domingo. Parientes de una dominicana y su esposo que viajan en el crucero Costa Concordia acusaron a la embajada dominicana en Italia de no auxiliarlos, luego del naufragio de la embarcación en la isla italiana de Giglio.

Juan González y Romelia González Pascual dicen que Romelia Darisa González Pascual y su esposo Ramón Escalante Florentino les comunicaron que se sienten defraudados de las autoridades dominicanas asignadas en Roma, las que los ha desamparado.

Dijeron al periódico Diariolibre.com  que al no contar con la ayuda de los funcionarios dominicanos, el Gobierno de Andorra fue que le dio los primeros auxilios, llevándolos a su residencia, debido a que en la tragedia perdieron todo sus documentos

“Al no aparecer ninguna autoridad dominicana en Roma que los reclamara, entonces el canciller de Antorra, por vía del presidente Andorrano, les autorizó que les tramitaran los papeles y les hicieran todas las diligencias que fueran pertinentes para que ellos pudieran regresar a Andorra, porque son dominicanos pero residentes en Andorra”, indicó Juan González, padrastro de Romelia Darisa.

Sostuvo que Darisa y a Ramón “les da vergüenza” porque todas las embajadas que tenían ciudadanos en ese crucero, fueron a buscar a su gente”, mientras ellos quedaron desamparados por parte de los diplomáticos dominicanos.

La Cancillería informó ayer que “el embajador dominicano en Roma, Vinicio Tobal y el cónsul honorario de República Dominicana en Florencia, Lino Sorespieri, asisten a los tripulantes dominicanos y dan constante seguimiento a la situación generada con el naufragio”.

En el crucero viajaban siete dominicanos, quienes lograron salvar sus vidas. Los demás criollos fueron identificados por la Cancillería como José Darío Del Villar Vidal, José Antonio Lantigua y Martín del Rosario, quienes están en Grosetto, a unos 300 kilómetros de Roma. También Raysa Otáñez y Rayrub Torres Otáñez, quienes retornaban hoy al país.