En los últimos años, el mundo ha visto el desmoronamiento de diferentes gigantes corporativos, desde empresas financieras como Lehman Brothers a fabricantes de automóviles como Saab. La crisis económica, las deudas y la competencia han llevado a la quiebra a emblemáticas marcas y a otras las ha puesto contra la pared.

La última es el gigante de la fotografía Kodak que acaba de acogerse al código de bancarrota de EE.UU. mientras intenta gestionar préstamos y vender miles de sus patentes para salir a la flote.

La firma productora de equipo fotográfico Eastman Kodak se acogió a la ley de bancarrota. Kodak inventó la cámara portátil y llevó la fotografía a las masas hace más de un siglo.

Los analistas aseguran que la empresa estadounidense no pudo adaptarte al cambio a tecnologías más modernas como la cámara digital.

La empresa de fotografía acuñó una frase que al escucharla, nos imaginamos fotos increíbles. Una imagen captada en el lugar exacto, en ese instante preciso. Captando un momento que todos coincidirán es digno de haber sido fotografiado.

Entérate más:  El deshielo de los glaciares crea más de 1.000 lagos en los Alpes suizos

Fuente: BBCMundo.com