Breve descripción del panorama laboral en República Dominicana


Santo Domingo. Parece mentira, pero en mi país pocas cosas cambian, pasa el tiempo y sigue la misma historia al momento de conseguir un empleo, como editor de Ensegundos.net me doy cuenta de la cantidad de personas que andan buscando un empleo y no lo consiguen, existen varios factores que inciden bastante en el ambiente laboral nacional que no tienen explicación lógica.

Para darte empleo necesitas experiencia, ningún empresario quiere contratar jóvenes recién graduados de la universidad.

En prácticamente ninguna empresa quieren contratar personas que tengan más de 35 años de edad, en todas las publicaciones que se hacen en la prensa solicitando personal se excluye directamente a los ciudadanos que superan los 35 años, haciendo excepciones en puestos de supervisión o las áreas de limpieza.

Si estás muy preparado también es un problema: Increíble pero cierto, en República Dominicana una persona con bastos conocimientos, maestrías, posgrados y otras especialidades certificadas a nivel mundial representan un obstáculo para conseguir trabajo ya que usted está sobrevaluado y no se le puede pagar lo que vale por sus conocimientos, o también debido a su amplio saber representa una amenaza potencial para sus superiores quienes prefieren un mediocre que puedan dominar.

Los sueldos dan pena, son pocas las compañías en República Dominicana en el sector privado que pagan sueldos dignos para una persona que tiene que mantener una familia con todos los gastos necesarios en educación, pago de casa, comida, electricidad, seguridad, combustible, gastos representativos etc.

La llegada de los extranjeros, con la expansión del mundo globalizado los trabajadores de República Dominicana se ven constantemente amenazados por la llegada de los extranjeros, paradójicamente en muchos casos saben menos, pero por ser extranjeros ganan más y tienen mejores puestos.

La única solución viable es tener un negocio propio, que a pesar de los impuestos, los robos y la terrible situación económica siguen dejando frutos.

Esta es nuestra realidad, que viva la República Dominicana.