Antonia Coronado, oriunda de Cotuí, sonriente, entusiasta, asegura que su «felicidad es aprender». Está decidida a recuperar el tiempo perdido y alfabetizarse. Su alfabetizadora, Genara María, recuerda que Antonia le dijo en una ocasión que quería «botar ese cementerio de (su) vida». Es por ello que afana por terminar sus oficios temprano para llegar a tiempo a clases. Quisqueya Aprende Contigo, el programa nacional de alfabetización, la acoge con alegría y esperanza.



Entérate más:  La OMS presenta su nuevo equipo de expertos para investigar nuevos patógenos