La próxima vez que este jugador intente celebrar un jonrón, seguramente lo pensara dos veces antes de alegrarse.

Jun-Woo disparó en la parte baja de la novena entrada un batazo que lucía como uno de los mejores cuadrangulares de su vida.



A último momento pareciera que alguien empujó un poco hacia atrás la pelota para que cayera dentro del guante del jardinero para un out.



El rostro de incredulidad de Jun-woo nos hace pensar que moría de vergüenza por el ridículo que acababa de hacer.



Fuente El Grafito

Entérate más:  Peguero: Estrellas competirán de tú a tú con los mejores