Puerto Rico; En un insólito caso de violencia de género a un individuo no le bastó con agredir a puñetazos a la mujer con la que llevaba conviviendo seis meses, sino que le arrebató de las manos un chihuahua de dos meses de nacido y de mordisco le arrancó la cabeza al diminuto perrito.

Los hechos se registraron en la madrugada del sábado en el barrio Piletas Arce, en el Ramal 4453, donde reside la víctima, una mujer de 38 años de edad.

La pesquisa no revela qué motivó a Luis A. Arroyo Arroyo, de 40 años de edad, a la salvajada de matar una mascota dándole un mordisco con tal fuerza que le arrancó la cabeza. El perrito murió instantáneamente.

Arroyo Arroyo está desempleado y tras los hechos fue arrestado por el patrullero Guzmán. El agente José Reyes Quiñones, bajo la supervisión del teniente Jorge Candelaria Rodríguez, de la División de Violencia Doméstica del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC), investigó.

La fiscal Mayra Morales levantó el expediente y Arroyo Arroyo fue acusado en la madrugada de hoy. La jueza Myrna Pérez Negrón determinó causa por violaciones a la Ley de Violencia Doméstica y le señaló una fianza de $400 mil, la cual no prestó quedando sumariado en la cárcel de Las Cucharas, en Ponce.

Fuente: ElVocero.com