La escasez del dólar se resolverá la próxima semana

El presidente de la Asociación de Industrias de República Dominicana, Campos de Moya, aseguró que la escasez de dólares que se ha registrado en los últimos días en el país “quedará totalmente arreglada la próxima semana”.

Campos de Moya afirmó a reporteros del periódico Listín Diario que  que el Banco Central cuenta con los dólares necesarios para detener cualquier especulación que haya en el mercado dominicano de divisas, y por igual consideró que la institución financiera tiene los pesos requeridos para influir en la economía nacional y estabilizarla.

“Nos reunimos con el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, y sus principales directivos… nosotros salimos bastante tranquilos. Recibimos las informaciones que nos dieron y consideramos que lo que se nos dijo era correcto y que debemos esperar en los próximos días”, dijo ayer el presidente de la AIRD.

Empresarios del país se han quejado en los últimos días de escasez de dólares en los bancos locales, teniendo que inscribirse en listas de espera para adquirir las divisas y así honrar compromisos adquiridos en el extranjero para la importación de materias primas, bienes y servicios.

“Ya eso ha comenzado a ocurrir (la solución ante la escasez), y nosotros tomándole la palabra al gobernador del Banco Central entendemos que esto es una situación coyuntural, y que en el curso de la semana próxima quedará totalmente arreglada”, indicó.

Ayer la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo (AEIH) pidió a las autoridades monetarias y financieras una explicación “diáfana sobre la persistente escasez de dólares en el mercado”, además de quejarse de que hasta el momento ni la banca nacional y tampoco el mercado cambiario está en capacidad de suplir los dólares necesarios para pagar compromisos internacionales.

Un comunicado de prensa de la entidad cita a su presidente, Antonio Taveras Guzmán, decir que los empresarios siguen teniendo grandes dificultades en conseguir las divisas requeridas para sus compromisos internacionales, así como la reposición de inventarios y pagos de facturas.

“Nos preguntamos cómo es que en una economía que recibió divisas por un monto de US$24,300 millones el pasado año, con un aumento absoluto de US$1,600 millones, exista racionamiento en la venta de dólares”, se quejó Taveras Guzmán.