El New York Times y el Washington Post, reyes de los medios en la era Trump


A fuerza de primicias casi cotidianas, los diarios Washington Post y New York Times se han convertido en los reyes de la información en la era Trump, y para eso despliegan medios inéditos.

¿El caso de Michael Flynn, el exconsejero de Donald Trump en temas de seguridad que se vio obligado a renunciar? Revelado por el Washington Post.

¿Donald Trump que pide al director del FBI James Comey que renuncie a investigar a Michael Flynn? Revelado por el New York Times.

¿El presidente que se jacta ante diplomáticos rusos de haber despedido a James Comey? ¿Las conversaciones entre el consejero de Trump, su yerno Jared Kushner, o entre el fiscal general Jeff Sessions y esos mismos rusos? Todas las noticias que alimentan la actualidad de los últimos meses fueron reveladas por estos dos grandes periódicos estadounidenses.

Otros medios, sobre todo la cadena televisiva CNN, han tenido primicias. Pero las locomotoras de la información son realmente el Times y el Post.

“Creo que la percepción corresponde a la realidad. Son los medios dominantes”, estimó Joel Kaplan, profesor de periodismo de la Universidad de Siracusa.

Del Watergate a los “Pentagon Papers”, sobre la implicación de Estados Unidos en Vietnam, estos dos diarios tienen detrás décadas de periodismo de investigación puntuadas por numerosas revelaciones.

Autoproclamados vigías de la presidencia Trump, estos diarios son cada vez más un destino natural para los funcionarios del gobierno que quieren hablar sin revelar su identidad.

Pero para muchos, los resultados obtenidos desde la investidura de Trump son también el resultado de recursos excepcionales.

El New York Times dispone hoy de seis periodistas que cubren la Casa Blanca, apoyados por un equipo de investigación integrado por otras cinco personas.

En enero, el diario desbloqueó cinco millones de dólares para la cobertura del nuevo gobierno, al tiempo que daba los últimos retoques a un plan de partidas voluntarias.

El equipo del Washington Post que cubre la presidencia tiene ocho miembros, y un portavoz explica que “varios equipos” contribuyen a seguir la actualidad del gobierno.

Para Gabriel Kahn, profesor de la escuela de periodismo Annenberg de la Universidad del Sur de California (USC), esta movilización no tiene precedentes.

“Son realmente los únicos medios que disponen de recursos como para hacer este tipo de artículos”, estimó Kaplan.

No hay otros diarios, revistas, sitios web e incluso cadenas de información 24/7 que les igualen en fuerza.

– “Renacimiento de la información” –

El resultado final es mucho más que el orgullo de algunos periodistas. Entre septiembre de 2016 y marzo de 2017, el New York Times ganó 644.000 abonados.

Propiedad del fundador de Amazon Jeff Bezos, el Washington Post no publica más sus resultados, pero el director de la publicación, Fred Ryan, indicó que el número de abonados en línea subió un 75% en 2016.

“Tratan de obtener ganancias (de esta cobertura) para hacer crecer su audiencia y la cantidad de abonados”, observó Rick Edmonds, especialista en economía de los medios en el instituto independiente Poynter.

Esta calidad editorial es utilizada como poderosa herramienta de promoción por ambos diarios, que buscan posicionarse por delante de otros medios.

“Se reconoce cada vez más fuera de nuestras paredes que el Times es vital para el futuro del país”, escribieron la semana pasada su director de redacción, Dean Baquet, y su jefe de redacción, Joseph Kahn.

Más allá de los lectores tradicionales, “los jóvenes no leen los periódicos, pero miran su teléfono, su tableta, y se dicen: esta información es importante para mí y vale la pena pagarla”, explicó Kaplan.

La revolución de internet, con la emergencia de las redes sociales y los “pure players”, esos sitios de información sin soporte de papel, combinada con el dominio de las cadenas de información, había acabado con los puntos de referencia en detrimento de los diarios.

Pero desde la elección presidencial los periódicos estrella se elevaron otra vez en la jerarquía.

“Es el renacimiento de la información”, se felicitó Kaplan. “El valor de la información (…) cambió radicalmente estos últimos seis meses. Es algo que nunca habíamos visto antes”.

Basta de filtros, de desvíos, subrayó Kaplan. “Las personas quieren ir a la fuente de la información”.

Mantente informado - Síguenos en Facebook

¿Cuál es tu reacción?

Triste Triste
0
Triste
Ja ja ja Ja ja ja
0
Ja ja ja
Me molesta Me molesta
0
Me molesta
Me gusta Me gusta
0
Me gusta

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder