«fuerzo», no «forzo»


Fuerzo y fuerza —no forzo y forza— es la conjugación apropiada en tiempo presente de la primera y tercera personas del singular del verbo forzar.

Sin embargo, en los medios de comunicación es frecuente leer y oír frases como las siguientes: «Yo no forzo mucho para nada, el que forza se estresa», «Influencia de la Iglesia forza la aprobación de la penalización del aborto» o «El oficial advirtió a los manifestantes que no forcen el mingo».

Según el Diccionario de la lengua española, el verbo forzar se conjuga como el verbo contar, así como se conjugan también los verbos almorzar, sonar y volcar, de esta manera: yo fuerzo, tú fuerzas, él fuerza, nosotros forzamos, vosotros forzáis y ellos fuerzan. La conjugación en presente del subjuntivo es fuerce, fuerces, fuerce, forcemos, forcéis y fuercen.

Por tanto, en los ejemplos citados lo apropiado habría sido decir «Yo no fuerzo mucho para nada, el que fuerza se estresa», «Influencia de la Iglesia fuerza la aprobación de la penalización del aborto» y «El oficial advirtió a los manifestantes que no fuercen el mingo».

Por Fundéu Guzmán Ariza