Ojo: La “supergonorrea” no tiene cura


La llamada “supergonorrea” se ha convertido en la nueva amenaza mundial en cuanto a enfermedades de transmisión sexual se refiere (TSD).

La British Medial Journal indicó en un reporte reciente que se necesitan mejorar los “esfuerzos a nivel global para vigilar la gonorrea”.

De acuerdo con la publicación especializada, los antibióticos se han vuelto resistentes a la enfermedad.

“La gonorrea resistente a antibióticos supone una amenaza pública y clínica de salud internacional y, como tal, amerita una respuesta integrada y coordinada”.

Según los expertos, décadas atrás, la enfermedad venérea era tratada efectivamente con penicilina.

En los 40, la sulfamida era el medicamento usado. Luego, ante su resistencia a la bacteria, se pasó a la penicilina, pero debido a las altas dosis necesarias para combatir la enfermedad, se procedió a usar tetraciclina. De igual manera, en los 80, la medicina resultó insuficiente.

La siguiente década se pasó a ciprofloxacina. Ahora, en el 2000, las cefalosporinas algunas veces combinado con ciprofloxacina fueron utilizadas.

Indica eldiariony.com que ha habido pacientes con los que se ha tratado todas las anteriores y la enfermedad persiste.

La TSD se manifiesta principalmente en genitales, recto y garganta, provocando supuración.

El sexo oral está contribuyendo a la aparición de este peligroso tipo de gonorrea junto a la caída en el uso del condón, según una advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Alrededor de 78 millones de personas se contagian de gonorrea en el mundo cada año, de acuerdo con la OMS.

Aunque no es común, en algunos casos, la enfermedad no muestra síntomas.

Los médicos buscan desarrollar pruebas tempranas de detección para evitar que el auge continúe.