Estados Unidos. La primera hija Ivanka Trump ha tenido problemas con su ortografía en redes sociales y en entrevistas, como recientemente le ocurrió.

Una imagen que compartió con la frase “Peak-a-boo!” (cuya traducción no existe), en realidad debió ser “Peek-a-boo!”, en referencia al juego de escondidas con niños o el clásico “¡¿On ta bebé?!”.

Indica Eldiariony.com que la fotografía donde se ve a Ivanka con un vestido rojo con una abertura hasta la rodilla, sus hijos Arabella de 6 años, Joseph de 4 años y Theodore de uno, juegan a esconderse, pero los usuarios en redes sociales no le perdonaron la falla, a pesar de lo simpática que es la imagen.

Algunas abordaron de inmediato el momento político que vive la familia Trump.