Su nombre parece remitir a un evento catastrófico, y aunque es poco probable que logre alcanzar tal magnitud, el ciclón bomba es un fenómeno meteorológico muy serio que puede tener consecuencias desastrosas.

Este jueves se espera que una intensa tormenta de nieve, calificada como ciclón bomba, azote parte de la costa este de los Estados Unidos, desde las costas de Georgia hasta Maine.

Los ciclones bombas ocurren cuando la presión atmosférica cae rápidamente, lo que es una característica de todas las tormentas. Pero en este caso la presión barométrica baja al menos 24 milibares en menos de 24 horas.
La palabra “bomba” en el nombre no se refiere a un artefacto explosivo sino a la abreviatura de bombogénesis, que es el término técnico que los metereólogos utilizan para definir el ciclón.

Los ciclones bombas, en donde el aire frío del ártico desciende y choca contra aire caliente, generan una mezcla de vientos huracanados e intensas tormentas de nieve.

Indica infobae que por lo general, los ciclones bombas nacen sobre el océano y para los expertos son difíciles de predecir cuándo se forman.

El ciclón bomba que azotará la costa este de los Estados Unidos en los próximos día estará la mayor parte del tiempo, según los meteórologos, sobre el mar. Sin embargo, su fuertes vientos podrán derribar árboles pero no causar daños estructurales.

Hasta el momento el frío en los Estados Unidos no perdona en los primeros días de 2018 y la situación ya dejó al menos 12 muertos en el país.