El Ministerio de Agricultura informa que ejecutó la erradicación del caracol gigante africano (Achatina fúlica) en Bávaro. La institución aclara que no se ha extendido a ninguna otra zona de la provincia La Altagracia.

El ministro de Agricultura, Ángel Estévez, precisó que a partir de ser detectada la presencia del molusco por técnicos de esa institución en la comunidad de El Cocotal, en Bávaro; se ejecutó el protocolo internacional para eliminar el caracol, por lo que están en su etapa final.

Estévez sostuvo una reunión con el doctor norteamericano David Robinson, malacólogo (especialista en caracol) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (APHIS) con el objetivo de iniciar la erradicación del molusco.

El protocolo consiste en la aplicación de un molusquicida que destruye la babosa, además de la eliminación de las fuentes de alimento y hábitat de reproducción, como son arbusto, maleza en los suelos y debajo de los árboles.

Luego, se realiza una segunda aplicación del químico que elimina el caracol, ya que este se entierra y cuando sale a alimentarse muere.

“Junto a estas medidas, se procede a la recolección de los cascarones y babosas que pueda aparecer, se procede a incinerarles y enterrarles; aplicarle cal y otros químicos que destruyen completamente el parásito como indican las reglas del protocolo”, puntualizó.

Estévez precisó que el molusco no representa ningún daño a la producción nacional, ya que está focalizado en una zona residencial de Bávaro.

El funcionario estimó que la entrada del caracol a República Dominicana pudo ser a través de un turista, atribuyendo que el molusco es utilizado como mascota por los atractivos colores que le caracterizan.