Juan Carlos Pichardo se cansa menos, ya no ronca, siente que respira mejor y su voz sale sin esfuerzos, luego de que rebajara 120 libras unos meses después de ser operado de una reducción del estómago.

“Cosas sencillas, como amarrarme los cordones, son más fáciles. Jajajajajaja”



Cuenta Pichardo, manifestando que se siente otra persona y su vida ha cambiado de manera muy positiva contando ahora con habilidades que antes tenía limitadas.

Al humorista le fue cortado el 80% del estómago, por lo que ahora tiene un espacio de 6 onzas y toma suplementos para recibir las vitaminas necesarias que necesita su cuerpo. Su meta es bajar 150 libras.



Juan Carlos hace un acertado análisis para explicar lo que le motivó a operarse: “no quería llegar a una edad donde ya no haya mucho que hacer, el estar en sobrepeso no es sinónimo de salud, aunque me sentía cómodo porque tenía un largo tiempo luchando con el sobrepeso. Los años pasan y el cuerpo cobra factura.

«No era algo con lo que tenía que andar con urgencia, pero todo a tiempo tiene grandes y mejores soluciones”.

Planes personales y profesionales

Pichardo explica que está entre sus planes en lo adelante practicar otros deportes, enfocarse más en su carrera, renovar sus shows y terminar su película “Pareja bipolar”.

Este año inicia con una obra de teatro que representa su primera vez en las tablas con un rol protagónico indicó el periodico El Nacional
La obra se llama “Empoderadas”, e inicia el 14 de febrero en la sala Ravelo del Teatro Nacional Eduardo Brito, junto a Manolo Ozuna y Helen Perdomo.

También este año estará en otra película y viene con un nuevo show.

Entérate más:  Demandarán a organizadores del evento ADN Bachata