Con el comienzo de las temperaturas cálidas, todos nos vemos tentados de empezar a realizar más actividades al aire libre. Campings, caminatas, deportes acuáticos, entre otros, son los preferidos de miles de personas ni bien hemos terminado de guardar nuestros abrigos. Ahora bien, toda diversión también tiene su grado de responsabilidad y es de vital importancia proteger a nuestra piel mientras la exponemos al sol y al calor. En la siguiente nota, te brindaremos una breve guía práctica para que sepas todo lo que debes hacer para estar atento al cuidado de tu piel y de tu salud.

No te sientas culpable, es completamente normal y hasta natural querer salir al aire libre cuando las temperaturas empiezan a ser más agradables y el frío se aleja hasta el año que viene. Después del invierno, la primavera nos llena de vitalidad y ganas de salir a reencontrarnos con nuestro entorno. Ese entusiasmo inicial, sin embargo, no debe hacernos olvidar de todos los cuidados que hay que tener con respecto a nuestra piel y a la salud en general a la hora de exponernos al sol y al calor durante un periodo largo de tiempo. En este artículo, te daremos una guía breve y clara al respecto.

1 – La importancia de la hidratación

La hidratación es un factor clave para sentirnos bien y combatir el calor. Además, colabora con la salud de nuestra piel, más allá de las protecciones en forma de crema que podamos colocarle. Dos litros de agua por día son el mínimo recomendado por los médicos para que nuestro organismo funciones correctamente. Eso ayuda a una mejor circulación de la sangre, mejor digestión y hasta para bajar de peso. Además, evitarás casos de deshidratación al exponerte bajo el sol en altas temperaturas.

2 – Alimentación saludable

Si bien todo el año debes ser consciente de lo que agregas en tu alimentación diaria, en la época de altas temperaturas debes serlo aún un poco más. Los médicos aconsejan evitar las porciones abundantes de grasas e hidratos de carbono en días de mucho calor, llamando a reemplazar ese tipo de comidas por frutas, verduras y alimentos líquidos que aporten fibra alimenticia. La razón es sencilla: la digestión de los alimentos más pesados gasta más energía en nuestro cuerpo, la cual necesitaremos para hacerle frente al sol y al calor. Comer liviano, recuerda, nunca significa morirse de hambre.

3 – Proteger nuestra piel las 24 horas

Por último, un factor clave para nuestra salud: pensar seriamente sobre la importancia del cuidado de nuestra piel. No dejemos nunca de mantenerla hidratada si tenemos piel seca o de ponernos protección solar si vamos a exponernos al sol, aún así sea en la ciudad o en la playa. Con el desarrollo de la tecnología, marcas como nuskin tienen productos que se adecuan a las necesidades de distintos tipos de piel, por lo que ya no hay más excusas. Después de todo, una piel saludable es la mejor carta de presentación para nuestra salud.

Para más información visita el sitio aquí Runnerclick.com