SANTO DOMINGO. La historia registra que los narcotraficantes prefieren jugar gallos como forma de disipar su mente y mover grandes sumas de dinero.

Esto se desprende porque el capo colombiano Pablo Escobar Gaviria tenía su propia traba y una gallera donde pasaba horas viendo pelear gallos. Otro es el mexicano Joaquín Archivaldo Guzmán Loera (El Chapo), preso en la actualidad en Estados Unidos, a donde fue extraditado el 19 de enero del 2017, luego de haber sido apresado en México. El Chapo era adicto a los gallos, incluso se dice que compró un gallo en US$300 mil.

“Disfruto mirando las peleas de gallos, comparto con amigos que vienen a acompañarme”, dijo una vez Escobar Gaviria.

Inidica el Diario Libre que en  la República Dominicana, la situación es casi la misma, narcos como Winston Rizik, a quien le apodan El Gallero; Alfredo Rodríguez (Niño Pata Corta), Pascual Cabrera y el mismo Ramón Antonio del Rosario Puente, mejor conocido como Toño Leña, son grandes jugadores de gallos.

La historia más reciente es la de Miguel Ángel Muñoz Pereyra, alias Pipe, arrestado esta semana por agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), y a quien se le atribuye traficar con por lo menos mil kilos de cocaína en el 2016.

“La gente piensa que tengo protección policial, porque yo voy a la gallera y juego gallos, y a veces ando hasta con dos millones de pesos en efectivo. Entonces, cuando yo llego al Coliseo Bonetti Burgos en la avenida Luperón, yo llamo a la patrulla más cercana y le doy algo, a veces me meto al casino ahí del Jaragua, y por eso ellos van donde yo voy, el movimiento que yo hago en la ciudad la patrulla me sigue”, reveló Winston Rizik en una ocasión.

Se recuerda que Alfredo Rodríguez (Niño Pata Corta) fue muerto a balazos saliendo de una gallera en marzo del 2010.

En el caso de Muñoz Pereyra, éste jugaba gallos casi en todas las galleras del país. El Coliseo y la gallera que está frente a la cárcel de Najayo eran dos de sus preferidas.

En sus antecedentes penales, Miguel Ángel Muñoz Pereyra posee un expediente vigente en la provincia Santo Domingo, por su vinculación a un caso donde fueron decomisados 219.83 kilos de droga en septiembre del año 2015.

En agosto del 2008 fue detenido por la Policía Nacional en una finca de El Pedregal, en Pedro Brand, pero logró escapar.

En enero del año pasado, su nombre y su foto fueron publicados por la Procuraduría entre un grupo de 11 prófugos ligados al mundo de las drogas y el lavado de activos.

Ramón Antonio del Rosario Puente, aunque no es un asiduo jugador de gallos, como otros narcos, en ocasiones visitó galleras de La Romana, y Santo Domingo.

Asimismo, a Quirino Ernesto Paulino Castillo le gustaba visitar las galleras del Sur, incluso se registra de que en su natal Elías Piña asistía a galleras a presenciar peleas de gallos.