¿Puede desaparecer el boxeo del programa olímpico de los Juegos de Tokio-2020? Ante la amenaza del COI, la Federación Internacional del Boxeo Aficionado (AIBA) tiene un mes para dar garantías sobre su forma de gobierno pero los progresos parecen demasiado lentos.

Para salir de una larga crisis interna en la que el expresidente taiwanés Ching Kuo-Wu, miembro del COI, fue la principal víctima, Gafur Rakhimov, un empresario uzbeko de 66 años, fue designado a finales de enero presidente interino de la AIBA hasta las elecciones de noviembre.

Según la administración estadounidense, que ha congelado sus bienes, Rakhimov está relacionado con el crimen organizado en el país norteamericano. En enero, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos aseguró que el uzbeko forma parte de los “grandes criminales” de su país por su implicación en el “tráfico de heroína”.

A principios de febrero, justo antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, el presidente del COI, Thomas Bach, dijo estar “muy preocupado” sobre la forma en la que se gobierna la AIBA y también por el nombramiento de Rakhimov.

– Informe a finales de abril –

La instancia olímpica suspendió sus ayudas financieras a la AIBA y exige que la federación le facilite a finales de abril un informe sobre su dirección y su situación económica.

El COI decidirá luego si ejecuta o no sus amenazas de privar al boxeo de los Juegos Olímpicos de la Juventud en octubre en Buenos Aires y de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

Preguntado por la AFP sobre había actualmente conversaciones con la AIBA, el director de Deportes del COI, Kit McConnell, prefirió no hacer comentarios, remitiendo a la decisión del COI el 4 de febrero.

También a pregunta de la AFP, el canadiense Patt Fiacco, uno de los hombres fuertes de la AIBA, que maniobró para apartar a Ching Kuo-Wu, asegura que la situación en la federación “es muy positiva”.

“Trabajamos para mejorar el gobierno, las finanzas y la dirección, y para restaurar la confianza y la integridad”, dijo.

Las señales procedentes de la AIBA no invitan al optimismo. El nuevo equipo ha despedido ya a varios pesos pesados, entre ellos el responsable antidopaje y el director de Deportes.

La veintena de empleados de la sede de Lausana “están en paro técnico”, según fuentes concordantes. La gestión diaria de la AIBA se asegura desde Dubái, donde Rakhimov tiene sus oficinas, según las mismas fuentes.

– Regreso de la vieja guardia –

El empresario uzbeko se rodeó de varios directivos que habían sido apartados por el expresidente y que “ambicionan tomar el control de la AIBA para su propio interés”, estima una fuente cercana a la Federación.

Entre las figuras controvertidas está el surcoreano Ho Kim, exdirector general, despedido por el equipo anterior por acoso moral y despido abusivo de empleados.

Pese a su hoja de servicios discutible, Ho Kin recibió recientemente de la AIBA un cheque de 340.000 francos suizos como finiquito, según un documento consultado por la AFP.

Omnipresente en el Congreso de la AIBA en Dubái, en el que Rakhimov fue elevado a la presidencia interina, Ho Kim, que no aparecía oficialmente en el nuevo organigrama, “es el nuevo asesor personal” de Rakhimov, según otra fuente.

Fiacco, que en un primer momento desmintió que Ho Kim haya vuelto al servicio, precisó a la AFP que éste último no es “ni un empleado de la AIBA ni un miembro de la dirección”.

“Ho Kim suministró informaciones ya que cuenta con una experiencia de diez años en la AIBA y ha sido útil gracias a su conocimiento de los contratos precedentes y de las decisiones tomadas por el anterior presidente, que crearon una crisis financiera en la AIBA”, afirmó Patt Fiacco.

La AIBA no parecía tomarse excesivamente en serio las advertencias del COI, pero el presidente Rakhimov, en un correo enviado el miércoles a todas sus federaciones miembro, dijo ser consciente de que “la AIBA necesita con urgencia mejoras en muchos frentes”, entre ellos “el buen gobierno, la ética y la diversidad”.

Será el COI el que dicte sentencia y determine el futuro a corto plazo del boxeo olímpico.