Amenazan de muerte a la periodista Alicia Ortega

Santo Domingo. La periodista Alicia Ortega denuncia que está haciendo amenazada de muerte por los trabajos realizados sobre el caso del periodista José Silvestre de La Romana, quien fue asesinado hace casi 7 años.

Desde la cárcel de La Victoria se estaría planificando afectar la integridad física de la productora de El Informe que se transmite por Color Visión.

A continuación lo expresado anoche por la comunicadora:

“Tras la presentación de nuestro reportaje el lunes pasado, nos llegaron informaciones fidedignas de amenazas contra mi persona, amenazas que se habrían hecho en la Victoria donde permanece recluido el acusado Matías Avelino Castro, que para el país, estaba preso en San Pedro. Resulta que está detenido en el Pabellón conocido como Alaska, lugar que cuenta con ciertos lujos que en el pasado han incluido desde gimnasio y mesas de billar hasta aires acondicionados.

Nos informan que la noche del pasado lunes, un grupo de internos vio El Informe, reunido en la habitación del imputado. Uno de los presentes, cuyo nombre haremos llegar a las autoridades, dijo textualmente “Si lo condenan, Alicia va a saber quiénes somos, le vamos a dar”

Primero, queremos establecer que de nosotros, que sencillamente somos periodistas, no depende una condena, sino de los jueces que llevan el proceso. Segundo, hacemos pública esta denuncia, no por temor, sino para que las autoridades estén enteradas, específicamente la Procuraduría General de la República, para que tome nota de dicha denuncia y juegue su papel en este recinto del viejo modelo carcelario que permite a los reclusos mantener estrechos lazos con el mundo exterior. Advertimos sobre la gravedad de esto, que en la cárcel se pueda planificar una amenaza a personas que lo único que hacemos es periodismo y que jamás hemos tenido ningún vínculo con la actividad criminal.

Al mismo tiempo recordamos que han muerto tres testigos de este caso, uno en un accidente, y dos en extrañas circunstancias, además del desistimiento de la familia del comunicador asesinado, dejando al Estado como único acusador. Que la justicia haga su papel y que quede bien claro que nunca renunciaré al periodismo serio que se pretende acallar.