Los policías que la noche del lunes mataron a un agente de la misma institución en Arroyo Hondo, alegaron que el hecho se produjo de manera accidental.

De acuerdo al vocero de la Policía Nacional, coronel Frank Félix Durán Mejía, el sargento y el cabo que ultimaron al también cabo Manuel Merán Maldonado, de 26 años, dijeron a los investigadores que el incidente se produjo durante un forcejeo, en el cual a uno de ellos “se le zafó un disparo”.

Los agentes pertenecientes al Departamento Anti Ruidos de Cristo Rey, que fueron suspendidos y son investigados, dijeron que pasadas las 9:40 de la noche del lunes detuvieron a Merán Maldonado, tras una persecución originada porque este transitaba con música a alto volumen por la calle Paseo de los Reyes Católicos de Arroyo Hondo y había ignorado un mandato para que se detuviera, de acuerdo al relato de los agentes involucrados en el incidente. En esas circunstancias, según su versión, se produjo la discusión que terminó con la muerte del cabo policial.

Indica el periódico Diario Libre que Merán Maldonado dejó en la orfandad a dos niños de cuatro y cinco años de edad.