La audiencia contra los acusados de haber recibido 92 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en República Dominicana fue aplazada este miércoles hasta el próximo 21 de agosto por un juez de la Suprema Corte.

El magistrado Francisco Ortega Polanco aceptó un pedido presentado por la defensa del exministro de Obras Públicas Víctor Díaz Rúa, uno de los imputados, que alegaba que las pruebas presentadas por la Procuraduría no fueron debidamente “notificadas”. Seis de los siete acusados se adhirieron al recurso.


Ortega, en su fallo, ordenó entregar a los abogados de los acusados los documentos con “los elementos probatorios” para que puedan preparar la defensa.

Junto con el exministro Díaz Rúa son enjuiciados el senador Tommy Galán Grullón y los exsenadores Andrés Bautista García, Jesús Vásquez y Juan Roberto Rodríguez Hernández, el empresario Ángel Rondón Rijo y el abogado Conrado Pittaluga.

Tras un año de investigaciones se les acusó, entre otros delitos, de asociación ilícita, aceptar sobornos y lavado de dinero.

Una veintena de ciudadanos portando carteles se apostó frente a la sede de la Suprema Corte, exigiendo ser justos en la aplicación de la ley. “No están todos los que son ni son todos los que están”, señalaba una pancarta.

Dominicana es el tercer país donde Odebrecht pagó más dinero en coimas para que le fuesen asignadas obras públicas entre 2001 y 2014, según datos suministrados por la compañía. Solo Brasil (con 349 millones de dólares) y Venezuela (98 millones) lo superaron en ese plano.

El gigante brasileño fue contratado para al menos 17 obras en la isla caribeña, entre las que figuran circuitos de autopistas y carreteras, puentes, embalses para represas hidroeléctricas, acueductos y hasta una planta de generación de electricidad que todavía está en construcción.