El gobernador del territorio estadounidense de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, anunció que la junta establecida por Washington para supervisar sus finanzas alcanzó un acuerdo preliminar con bonistas que representará un ahorro de deuda de 17.500 millones de dólares.

Rosselló hizo este anuncio horas después de que su gobierno presentara al Congreso estadounidense un plan de desarrollo y recuperación de 139.000 millones de dólares, tras los desastres causados por dos huracanes el año pasado.

La Junta de Supervisión Fiscal -una entidad creada por el Congreso en Washington para gerenciar la deuda de la isla- alcanzó un acuerdo preliminar con el gobierno de Puerto Rico y con “una porción sustancial” de bonistas de COFINA, que es la corporación del gobierno puertorriqueño que emite los bonos de deuda, señaló un comunicado de la gobernación.

El acuerdo, que aún debe ser aprobado en un tribunal, representará ahorros de 17.500 millones de dólares en pagos futuros de deuda, añadió el comunicado.

– “Gran avance” –

“Este acuerdo representa un gran avance en la reestructuración de la deuda de la isla y confirma una vez más la credibilidad de nuestra gestión”, dijo Rosselló, citado en el texto.

El más reciente informe operativo del gobierno puertorriqueño, fechado en diciembre de 2016, señalaba que COFINA (Corporación del Fondo de Interés Apremiante) había emitido cerca de 17.300 millones de dólares en bonos entre 2007 y 2011.

En este momento, COFINA tiene aproximadamente 17.600 millones en deuda vigente (outstanding), dijo a la AFP el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), Christian Sobrino.

“El acuerdo en principio provee para que se intercambie esa deuda por aproximadamente 11.900 millones de dólares”, explicó Sobrino.

“Cuando se examina desde el punto de vista del servicio de la deuda (incluyendo la deuda futura según venzan las obligaciones), el acuerdo en principio reduciría la deuda de aproximadamente 49.200 de dólares millones a aproximadamente 32.300 millones de dólares”, añadió, citado por el subsecretario de prensa Rafael Vega González.

La deuda vigente de COFINA representa aproximadamente entre un 20 y 25% del total de la deuda pública de la isla, detalló Sobrino.

En mayo de 2017, Puerto Rico se declaró en quiebra cuando su deuda pública superaba los 70.000 millones de dólares.

Cuatro meses después, en septiembre, los huracanes Irma y María destrozaron su infraestructura, sobre todo la eléctrica, lo que dejo una situación catastrófica en la isla.

Este mismo miércoles, el gobierno puertorriqueño solicitó al Congreso estadounidense la adjudicación de 139.000 millones de dólares para los esfuerzos de reconstrucción.

El plan contempla la colocación de fondos para la rehabilitación de viviendas, sistemas de agua, energía, educación, transporte, salud, economía, edificios públicos, medio ambiente, comunicaciones, planificación y municipios.

“Todas las iniciativas tienen el fin de hacernos más fuertes y resilientes, mientras garantizamos una recuperación económica a largo plazo”, dijo el gobernador.