Santiago- Robinson S. Bernstein, quien fue recibida por el alcalde Abel Martínez, estuvo acompañada de su esposo, hija y su asistente disfrutaron de un show de son en vivo.

La diplomática bailó, se bebió su mojito y probó hasta ponche casero, mientras hacía la ruta cultural de los murales que han plasmados los artistas en las diversas paredes de este y otros sectores de la ciudad.



También disfrutó de la Casita de Santa y el Árbol de Navidad ubicado frente a la alcaldía y que cada día es visitado por cientos de personas para hacer este espacio sus fotos navideñas.

“Fue una visita cultural, donde además los murales, hicimos una muestra de los lechones y culminamos con un son en Los pepines, como si fuera una fiestecita cubana, ella se sintió feliz y agradecida.



Recorrimos a pies toda la calle Doctor Eldon y también la llevamos al parquecito El Corazón para que viera la escultura insignia del corazón de la ciudad”, precisó Yanilsa Cruz, gestora cultural de la Alcaldía y coordinadora de Murales.

Entérate más:  Un profesor en India acusado de matar a golpes a un alumno por un error ortográfico

La embajadora estadounidense ya había hecho una visita anterior a la alcaldía informo elCaribe.