En este mensaje, el Dr. Stanley traza la triste espiral descendente a la que el pecado nos conduce cuando creemos las mentiras de Satanás e ignoramos la Palabra de Dios.

Este es un asunto muy importante, pues solo hay dos direcciones en la vida, las cuales nos guían por caminos opuestos y nos conducen a destinos diferentes. Usted puede caminar hacia Cristo a la vida eterna, o alejarse de Él a la muerte eterna. El factor determinante es la condición de nuestro espíritu.

Fuente encontacto.org