Afrodisiaco arriba, afrodisiaco abajo, los alimentos siempre han tenido un importante papel en la sexualidad. Pero, tras innumerables investigaciones, la ciencia ha demostrado que ninguno de ellos es capaz de encender por sí mismo el deseo. Ni el chocolate ni el mango ni la miel ni la trufa te ayudarán a rendir más o mejor en la cama, pero seguir una dieta equilibrada sí puede aumentar tu libido.

“Es necesario mantener una alimentación saludable para poder disfrutar de una buena vida sexual”, explica Bárbara Romano, nutricionista del Hospital Clínic de Barcelona en España y de Barnaclínic. Pero, más allá de la dieta diaria, también hay algunas comidas que si consumimos antes de intimar con nuestra pareja pueden jugarnos una mala pasada. Como el alcohol, los alimentos grasos o algunos otros que enumeramos a continuación.

Alcohol, un conocido enemigo

No es nada nuevo. “El puntito te ayuda a desinhibirte, pero en exceso puede influir en tu erección”, explica Romano. Y es que ya se sabe que las copas de más no son buenas amigas del sexo.

No sólo pueden contribuir a dejarte con las ganas sino que además “el alcohol no nos ayuda a vivir la sexualidad con naturalidad, con todos los sentidos y con plena consciencia; que es como hay que vivirla”, añade la psicóloga y sexóloga Marian Ponte.

Café, adiós a la concentración

Durante el sexo hay que estar en lo que hay que estar y, aunque el café no disminuye ni aumenta la libido, consumir demasiadas tazas de esta bebida antes de tener una relación sexual sí que puede “ponerte más nervioso y evitar que te concentres en lo que toca”, asegura Ponte.

Alimentos grasos y difíciles de digerir, vas a sentir incómodo

¿Cómo quieres triunfar en la cama después de meterte entre pecho y espalda un chuletón, una comida copiosa o algún alimento difícil de digerir?

“Si no se recomiendan tomar antes de cualquier actividad física tampoco pueden recomendarse antes de una relación sexual, que al final es también una actividad física”, expone la nutricionista Bárbara Romano. Si te sientes pesado vas a estar incómodo durante la relación sexual y por consiguiente es fácil que tu deseo disminuya.

Dulces, te harán sentir cansado

“El chocolate no es un vigorizante y además es adictivo”, señala la psicóloga y sexóloga Marian Ponte, quien recomienda que si estás pensando en comprar bombones por San Valentín mejor elijas aquellos que sean lo más naturales posible y que no contengan altas dosis de azúcar.

“Al principio el dulce te hace notar un subidón de energía, pero después te hace sentir cansado”, dice Ponte. Y es que los azúcares e hidratos de carbono refinados (como las harinas blancas que se emplean en galletas y pasteles) provocan picos de insulina, que reducen los niveles de testosterona, es decir, de deseo sexual.

Ajo, cebolla, alubias, brócoli…

A nadie le gusta sentirse incómodo durante el sexo, sobre todo si el motivo tiene que ver con el olor que, además, “puede ser muy desagradable para la otra persona”, explica Ponte. Por eso, antes de una relación sexual, es mejor evitar esos alimentos que pueden provocarnos mal aliento, hacer que el olor se pegue a nuestra ropa o que una vez procesados por nuestro organismo puedan acabar afectando al sabor o olor de nuestros fluidos.

Fuente lavanguardia.com