Por DAFNE RUIZ– / Si quieres ponerle un alto a esta terrible ola de comunicación compárte el post a los hombres de tu vida.

Por si no fuera suficiente, el texteo puede empeorar después del “holi”. Estos son los emojis que odian las mujeres.

En quinto lugar tenemos este

Que le cause frustración o fastidio porque no entendimos algo, lo malinterpretamos o confundimos podría resultar menos molesto si simplemente se expresara con palabras. El emoji de Man Face Palm nos tacha de estúpidas o dramáticas y de verdad, ¡ya basta! En serio, ningún hombre es el Capitán Picard para que demuestre su completa decepción por algo que hayamos dicho o hecho. Existen otros emoji menos pasivo-agresivos, o mejor aún, que desde un principio escriba con claridad (porque muchas veces el problema pudo haber sido originado por el emisor).

El cuarto lugar va para…

Nadie es fan de un beso desabrido (por no decir teto) en la realidad o en el mundo digital, ¿entonces a quién se le ocurrió agregarlo? Incluso, para que los caballeros lo eviten, que sepan que también es el equivalente a la duck face que tanto repudiaron en fotos hace varios años. Si el chico no conoce a la chica, en primer lugar ni siquiera debería enviar un beso. WTF. En el caso de que se trate de un ligue, ¿es neta que ese es el beso que se le antoja mandar? Si no está seguro de sus sentimientos, mejor que no lo envíe y así se ahorre la vergüenza.

En tercer lugar se coloca…

“Entre broma y broma, la verdad se asoma…” o simplemente te incomoda. Hay ocasiones en las que necesitamos un sí o un no, una explicación o respuesta específica y lo único que recibimos es una tontería, un comentario “chistoso” o un “no sé” con la cara de guiño con lengua. Por si fuera poco, este emoji llega a caer pésimo cuando el ser no ha entendido que no hay un interés de la otra parte e insiste en hacerse el gracioso para ver si su “chicle pega”.

La medalla de plata se la lleva…

En WhatsApp, si hay una verdura que nos choca más que el brócoli es justo la berenjena. Por supuesto que todo mundo usa este emoji con connotación sexual, y aunque la conversación vaya en ese sentido, recibirlo no es del todo agradable para muchas mujeres. En los peores casos, la berenjena puede ir acompañada del emoji de gotitas (no hace falta explicarlo, ¿verdad?) o del durazno (sí, sí, el peach bum o trasero) para reforzar su caliente mensaje o ardiente deseo/desesperación.

Y el más odiado por las féminas es…

Puede que sea el más tricky de la lista porque es el que nos enseñaron a utilizar para dar “like”. Sin embargo, ninguna de mis amigas acostumbra usarlo en WhatsApp y parece que todas estamos en el mismo canal. Lo sentimos como lo que es en la vida real; un ofensivo “bien por ti” que muchas veces sirve para darnos el avión o recalcar que lo que estamos compartiendo no les importa.

El coraje se hace aún más grande cuando la relación no es de años sino que acaba de comenzar, porque la verdad es que tampoco nos gusta cuando nuestro papá lo envía en el mejor de los planes. ¿A favor de prohibirlo, o mejor aún, eliminarlo? ¿Y si un hombre se preguntara cuál es el que más nos gustaría que usaran? Duh! Pues obvio el de la pizza.