Investigadores del Instituto de Física y Tecnología de Moscú ( MIPT) crearon “una máquina del tiempo” que mueve partículas diminutas una fracción de segundo hacia el pasado.

Los científicos se asociaron con colegas de Estados Unidos y Suiza para diseñar la manera de devolver el estado de una computadora cuántica al pasado. Y también calcularon la probabilidad de que un electrón en el espacio interestelar regrese espontáneamente a su pasado reciente.

“Este es el primero de una serie de artículos que hablan sobre la posibilidad de violar la segunda ley de la termodinámica. Esa ley está estrechamente relacionada con la noción de la flecha del tiempo que postula la dirección del tiempo en sentido único desde el pasado al futuro”, explicó el director del estudio, Gordey Lesovik, quien dirige el laboratorio de física cuántica del MIPT.

Para entender el suceso, los científicos hicieron la analogía de un juego de billar, en el que las bolas son sustitutos de electrones. Lo que ocurre es que luego de golpear las bolas, éstas se dispersan en lo que debería ser una forma fortuita, de acuerdo con las leyes de la física. Sin embargo, los investigadores lograron hacer que adquirieran su orden original utilizando una computadora cuántica especial.

Su “máquina del tiempo” está compuesta de “cubits”, un sistema cuántico con dos estados propios y que puede ser manipulado arbitrariamente. Estas son unidades de información que pueden almacenarse en un electrón.

Indica Infobae.com que según explicaron los científicos, en el experimento lanzaron un programa que hizo que los “cubits” se convirtieran en un patrón cambiante cada vez más complejo. Durante este proceso, se perdió el orden, tal como sucede cuando las bolas de billar se golpean y se dispersan.

Luego, otro programa modificó el estado de la computadora cuántica de tal manera que fue hacia atrás, o como ellos afirmaron, “del caos al orden”. Para un espectador, el hecho de que las partículas vuelvan a su punto original genera la impresión de que se está retrocediendo en el tiempo.

“Hemos creado artificialmente un estado que evoluciona en una dirección opuesta a la de la flecha termodinámica del tiempo”, dijo Lesovik.

Sobre las demás investigaciones, el ruso dijo que primero describieron una máquina de movimiento perpetuo local del segundo tipo. Luego, en diciembre, publicaron un documento que analiza la violación de la segunda ley a través de un dispositivo llamado “el demonio de Maxwell”; finalmente, el tercer artículo aborda el mismo problema desde otro ángulo, el cual corresponde al experimento antes señalado.