El gobierno de Donald Trump anunció que endurecerá su política contra el aborto prohibiendo que la ayuda internacional de Estados Unidos llegue a ONGs que ayudan a otras organizaciones que militan a favor de la interrupción del embarazo, una medida que puede afectar a la OEA.

“Vamos a aclarar que nos negaremos a dar ayuda a ONGs extranjeras que le entreguen ayuda financiera a otras organizaciones extranjeras en la industria global del aborto”, afirmó este martes el secretario de Estado, Mike Pompeo, en una rueda de prensa.

Pocos días después de asumir el 23 de enero de 2017, el presidente estadounidense Donald Trump anunció que iba a reactivar una antigua política para limitar la financiación de ONGs extranjeras a favor del aborto.

“Hoy vamos a anunciar nuevas reformas para avanzar en nuestros esfuerzos para proteger a todos y vamos a continuar negándonos a dar asistencia a las organizaciones extranjeras que realicen o promuevan el aborto como un método de planificación familiar”, dijo el jefe de la diplomacia.

En su anuncio Pompeo agregó que la medida también se extiende a organizaciones que sólo se limitan a promover políticas sobre el aborto, ya sea a favor o en contra de esta práctica.

En este sentido, acusó a un órgano de la Organización de Estados Americanos (OEA) de defender el aborto.

“Instruí a mi equipo para que incluyan una disposición para los acuerdos de ayuda al exterior a través de la OEA que prohíba explícitamente el uso de fondos para cabildeo a favor o contra del aborto”, afirmó.

– La OEA tiene que enfocarse en Cuba –

Para Pompeo “la OEA tiene que enfocarse en la crisis en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela, no en promover la causa del aborto”.

“Para asegurarnos de que nuestro mensaje sea escuchado fuerte y claro, vamos a reducir nuestras contribuciones a la OEA en una cantidad equivalente a los fondos que posiblemente fueron gastados en actividades relacionadas con el aborto”, dijo el secretario de Estado, agregando que su país hará que se cumpla una política de “estricta prohibición de los esquemas de financiamiento encubierto”.

El jefe de la diplomacia defendió que “los dólares pagados por el contribuyente estadounidense no sean usados para cubrir abortos”.

Pompeo dijo estar “orgulloso” de esta política que calificó como “correcta” y “decente” y agregó que como secretario de Estado instruyó a sus equipos para que “realicen las acciones apropiadas para implementar esta política tan ampliamente como sea posible”.

Esta medida es también conocida como “Mexico City Policy”, ya que fue anunciada durante la presidencia del republicano Ronald Reagan en la conferencia internacional de Naciones Unidas celebrada en la capital mexicana en 1984.

La política, reactivada por Trump, establece que los fondos federales de ayuda internacional no puedan ser asignados a ONGs extranjeras que practican el aborto o militan para que sea legal.

Esta restricción había sido anulada por el demócrata Bill Clinton (1993-2001), resucitada por el republicano George W. Bush (2001-2009), y anulada de nuevo por Barack Obama (2009-2017).