Toda relación empieza con la mejor de las intenciones, pero lograr que el romance perdure no es tan fácil: solo en Estados Unidos el 40% de los nuevos matrimonios terminan en divorcio. Para mantener una relación saludable, es necesario que identifiques (y trates de evitar) esas costumbres del día a día que la pueden estar arruinando.

1. Normalizar las peleas

Cuando las discusiones se convierten en rutina, algo anda mal, y si vienen con gritos, críticas o al final uno de los dos se retira sin resolver el conflicto, el problema es aún peor. Las parejas que se atacan tienen más probabilidades de separarse que las que discuten de manera constructiva, dice la Asociación Americana de Psicología (APA, por su sigla en inglés).

2. Pelear en público

¿Hace falta que te expliquemos que esta costumbre es totalmente nociva para tu relación? Al discutir en público puedes avergonzar a tu pareja (y sembrar el resentimiento) y hacer sentir incómodos a quienes te rodean. Lo mejor es que, si algo te molesta y están fuera de casa, respires profundo y lo hables en privado.

3. Evitar las discusiones

Está bien que evites peleas, pero no te vayas a los extremos. En cualquier relación hay desacuerdos y es necesario (y saludable) discutirlos con amabilidad. Una investigación publicada en Journal of Family Psychology mostró que el estilo de comunicación es más importante que los niveles de compromiso, los rasgos de personalidad o los eventos estresantes en el éxito de una relación.

4. Callarte lo que no te gusta

Si sientes que algo está mal o pasan cosas que no te gustan, el otro no va a saberlo a menos que se lo digas. Un estudio sugiere que las parejas jóvenes están menos estresadas cuando hablan sobre sus problemas que cuando mantienen reprimidos sus sentimientos.

5. No perdonar

El rencor es la semilla del resentimiento y un montón de emociones negativas, como el estrés y la ansiedad. Por supuesto, sentir rencor hacia tu pareja hará que su día a día sea cada vez más incómodo, así que trata de resolver eso que te causa tanta molestia.

6. Espiar

Otra mala costumbre obvia, pero que es necesario recordar. Sí, revisar su móvil puede ser tentador o hurgar entre sus cajones, pero si quieres que esa relación funcione, tienes que desechar ese pensamiento. La confianza y el respeto mutuo son claves.

7. Echarte al abandono

Pasa el tiempo, te dejas llevar por la rutina y terminas olvidando los detalles románticos, incluso descuidas tu apariencia o tus hábitos saludables. Ten cuidado: un estudio publicado en Psychological Science encontró que las parejas que reportaron aburrimiento durante su séptimo año de matrimonio estaban significativamente menos satisfechas con sus relaciones nueve años después.

8. Olvidar la intimidad

Dejar a un lado la intimidad y el sexo también puede ser crítico en una relación. La APA sugiere que si son demasiadas las ocupaciones, programen sus encuentros sexuales en un calendario. Tal vez sacrifiquen la espontaneidad, pero reservar tiempo para un encuentro íntimo será positivo física y emocionalmente.

9. Comparar

Este es un hábito dañino y peligroso. Nunca compares a tu pareja con otras personas, menos aún si es con tu ex. Esto te puede generar expectativas fuera de la realidad, así que concéntrate en sus virtudes y acepta que es única.

10. Hacer todo juntos

Es bonito compartir con tu pareja, pero si no tienen espacio para hacer cosas por separado, terminarás asfixiándolo. Que cada quien tenga sus momentos a solas o con otras personas, como familiares y amigos, hará que el tiempo que pasen juntos sea más valioso.

11. Mentir

Otro mal hábito que parece obvio y se repite una y otra vez. Hasta las pequeñas mentiras blancas, si son frecuentes, pueden arruinar una relación. Lo diremos una vez más: el respeto y el respeto son claves para que tu relación funcione.

Fuente Holadoctor.com