A algunas mujeres no les gusta que la atención de sus parejas se desvíe y sea para cualquier otra persona que no sean ellas, ese parece ser el caso de Beyoncé, quien pese a ser una de las personas más influyentes del mundo y poseer una gran fortuna, parece que eso no es impedimento para sentir celos en pleno juego de básquetbol.

Y es que el comportamiento de Beyoncé en la cancha en el Juego 3 de las finales de la NBA se está viralizando luego de que una mujer se inclinó para conversar con su esposo, el rapero Jay Z.

El material que prueba la actitud de la cantante fue compartido por la cuenta oficial de la cadena deportiva ESPN, con lo que queda claro que la atención de todos fue más allá de lo que estaba ocurriendo en la cancha.

Informa el portal Quien.com qye en el breve video se ve a la cantante, de 37 años, haciendo todo lo posible para disfrutar el partido deportivo, sin embargo, constantemente se ve interrumpida por Nicole Curran, la esposa del dueño de Golden State Warriors, Joe Lacob, quien se cruza entre la intérprete y su marido para disfrutar de una charla con el rapero.

Aunque en todo momento intenta sonreír y no prestar atención a las interrupciones, su paciencia termina y tiene una ‘furiosa’ reacción, en el clip se aprecia como su sonrisa se convierte en una mueca mientras espera pacientemente a que termine la conversación, pero además, parece que la intérprete de “Single Ladies” empuja a la mujer en cuestión para que finalice de una vez por todas la platica con el rapero