Los dominicanos estamos conscientes de nuestra situación en cuanto a delincuencia y seguridad ciudadana se refiere. Sin dudas en este momento nuestra imagen a nivel internacional anda por el suelo fruto de la muerte de cuatro turistas en hechos vinculados a hoteles importantes.

Tomando en cuenta la cantidad de extranjeros que nos visitan sin duda se trata de hechos aislados, y separando una cosa de la otra, a lo interno, los que vivimos el día a día, sabemos que no estamos seguros ni en nuestra casa, que los atracos, muertes, secuestros y otros delitos están fuera de control.

No debemos sentirnos mal porque desde fuera se reseñan nuestros problemas internos. El caso de David Ortiz es una muestra de cómo a cualquiera le pueden quitar la vida mediante el sicariato. ¿O no existe eso en el país?. Sujetos dispuestos a arrancarnos la vida por menos de 20 mil pesos? Casos hay de más, la lista sería interminable.

Un país donde te matan por un celular no es seguro, y no nos engañemos que esos hechos mal llamados aislados forman toda un Estado permeado por la delincuencia y el crimen organizado.