Aunque resulte difícil de creer, el cuerpo humano tiene algunas partes que no tienen ninguna función específica ni representan utilidad alguna. En el ámbito antropológico se les conoce como “sobras evolutivas”.

Según Dorsa Amir, antropóloga especialista en evolución del Boston College, en Estados Unidos, estas son algunas de esas partes del cuerpo innecesarias, las cuales no todo el mundo las conserva. Entre ella destaca una que “pone la piel de gallina”.

7El apéndice

Esta es la parte inservible del cuerpo más conocida. Según estudios científicos, este órgano ayudaba en la digestión de las plantas con exceso de celulosa que formaban parte de la dieta de nuestros ancestros.