Aunque estas no son soluciones milagrosas que se apliquen a todo el mundo, puedes añadir a tu rutina diaria algunos de estos hábitos, de eficacia científicamente probada, para perder algo de peso.

39Preferir la mañana

Si crees que saltarte el desayuno te permitirá comer sin culpa en el almuerzo y la cena, estás equivocado. El desayuno sigue siendo la comida más importante del día. No escatimes en las proteínas, que te permitirán aprovechar el momento y no tener hambre poco después. A continuación, puedes continuar con un almuerzo de proporciones medianas y una cena ligera por la noche.