Da igual lo listo que seas, si no lo aparentas no sirve de nada por desgracia. No obstante existen ciertas cosas a las que puedes prestar más atención para que tu próxima reunión o entrevista sea un éxito.

Lo mejor de todo es que no tendrás que estudiar, ni que leer libros para ser más inteligente ni nada de eso. Aunque tampoco está mal ir bien preparado.

Cuando tienes una entrevista de trabajo, o una reunión importante haces todo lo que está en tu mano para ir 100% preparado. Quieres que los demás vean que estás interesado y que vales para lo que estás haciendo y por supuesto quieres que tus actos, tus palabras e incluso tu ropa refleje lo inteligente que eres. Porque no solo debes ser listo, debes parecer inteligente o no servirá de nada.

Existen ciertos hábitos que dependiendo de la ocasión en vez de ayudarnos nos hacen perder puntos frente a los jefes (o futuros jefes). También hay ciertos detalles en nuestra manera de hablar, escribir e incluso de vestirnos que son claves para parecer más inteligente frente a los demás y que nos darán ese extra de confianza que a veces necesitamos para conseguir nuestros objetivos.

De acuerdo con Travis Bradberry, colaborador de Forbes, hay 10 cosas que podemos hacer para que los demás nos vean como realmente somos: capaces y preparados para lo que nos pidan. Algunos de estos consejos nos pueden ayudar a mostrarnos más inteligentes y otros servirán para que la gente no crea que estamos menos cualificados de lo que estamos en realidad.

Apariencia

Los gestos, la ropa, los accesorios, todo cuenta. Según Bradberry algo tan simple como llevar gafas mejorará la impresión que las personas reciban cuando nos vean. Cuanto más gruesa sea la montura mejor, así que por una vez elige las gafas en lugar de las lentillas y si no tienes, busca unas que te vayan bien.

Lo mismo ocurre con la ropa que te pones. Si quieres que te tengan en cuenta debes vestir bien y de acuerdo al lugar y ocasión. No solo parecerás más preparado, lo estarás. Según la Universidad de Northwestern nuestro desempeño mejora si estamos vestidos adecuadamente para la tarea. Todo influye.

Debes tener también mucho cuidado con las comidas de empresa. Nunca pidas una bebida alcohólica en una de estas situaciones, y es que a pesar de que en las películas siempre queda genial, beber mientras se está trabajando aunque sea en un restaurante te quita muchos puntos. Así lo afirma un estudio de la Universidad de Michigan y la Universidad de Pensilvania, que detectó que las personas que tomaban alcohol eran percibidas como menos inteligente aunque no fuera para nada la realidad.

¡Ah! Si estabas pensando en cómo presentarte a una entrevista o a unos potenciales clientes, deberías considerar cambiar tu nombre. Bueno, no cambiarlo realmente pero sí meter una inicial en él ya sea de tu segundo nombre o tu primer apellido o lo que sea. ¿Qué suena mejor John Kennedy o John F. Kennedy? Exacto.

El lenguaje

No hace falta utilizar grandes palabras para parecer más inteligente, al contrario, los expertos aconsejan mantener un lenguaje simple. Y es que si usas mal alguna palabra por nervios o porque no recuerdas exactamente qué significa, el resultado será peor que si hubieras optado por algo más sencillo.

Cómo transmites las palabras es igual de importante. Como explica Bradberry, si hablas con entusiasmo y eres expresivo, los demás lo van a asociar a que eres inteligente. De acuerdo con un experto en comunicación, aunque dos personas digan exactamente lo mismo, si una de ellas lo hace de una manera más expresiva verá mejores resultados que la otra. Así que ya sabes, nada de nervios ni de parecer del siglo XVIII. Sé expresivo y que no se te olvide mirar a tus interlocutores a los ojos, eso nunca debe faltar.

Ten confianza en ti mismo

No hay mejor consejo que creer en uno mismo. Solo así conseguirás que los demás te vean como quieres y como tú mismo te ves. Estás preparado y las dudas solo harán que seas menos productivo. No hace falta que estés por encima de los demás, de hecho de acuerdo con varios estudios es mejor seguir el ritmo del resto de la mesa, así demostrarás que te puedes mezclar bien con el equipo y trabajar en sintonía. Con todo esto estarás preparado para lo que sea.

Por  Guillermina Carro/ Revistagq.com