Ir a la playa en verano suele ligarse a tomar algo en un chiringuito o disfrutar de las vistas del mar desde el paseo marítimo.

A veces, ir con la familia suele ser sinónimo de ir a comerse una buena paella con el ruido de las olas de fondo. Al final, todo se reduce a desconectar y pasarlo bien tranquilamente. Sin embargo, un turista italiano parece haber llevado esto al extremo al gastarse 400 euros en marisco y luego no tener suficiente dinero para pagarlo.

El turista, se pegó un enorme atracón el pasado miércoles en Formentera. Cuando terminó de darse un festín con ostras, pasta con bogavante y frituras del pescado (todo acompañado de dos botellas de vino y un copazo, para ayudar a la digestión, porque la salud es lo primero) decidió marcharse sin pagar. Sin embargo, los dueños del negocio le retuvieron y acabó siendo detenido por la policía local.

Señala el sitio web Sport que todo esto ocurrió en el prestigioso Es Molí de Sal, un estupendo y lujoso restaurante con unas vistas privilegiadas a las cristalinas playas de Ses Illetes.

Tras lo ocurrido, el detenido se enfrenta a una multa y a una pena de estafa castigada entre seis meses y tres años de prisión. Actualmente el turista se ha declarado insolvente, por lo que ha quedado en libertad con cargos.

Suscribete al canal de Youtube Las exclusivas de José Peguero