Las autoridades británicas han puesto en marcha labores preventivas por los daños que ha sufrido una presa ubicada en Whaley Bridge (Inglaterra, Reino Unido), un incidente que ha provocado la evacuación de los residentes de la zona.

Un helicóptero de la Fuerza Aérea británica ha arrojado cientos de toneladas de un mezcla de arena, grava y piedra cerca de la pared de esa estructura este 2 de agosto para evitar una tragedia, informa The Guardian.

Asimismo, un equipo de ingenieros achica agua para disminuir la presión en esa represa construida en 1830, que contiene el embalse de Toddbrook y está parcialmente colapsada por las fuertes precipitaciones.

Hasta el momento han reducido el nivel en unos 20 centímetros, pero la situación sigue siendo crítica y peligra la existencia de un pueblo en el que residen alrededor de 6.500 personas.